Tres años en YouTube, ¿qué he aprendido? - Rolero

Feb
23

Tres años en YouTube, ¿qué he aprendido?

A pesar de que este proyecto lleva en marcha desde hace casi seis años, no fue hasta 2013 cuando nació el canal de Rolero en YouTube. En un 23 de febrero estaba grabando pruebas, aunque no sería hasta algunos meses después cuando subiría algún vídeo, con muchísimos nervios y miedo en el cuerpo. Eso nos lleva hasta hoy, tercer aniversario del canal… que celebro con una entrada en el blog 😀 Siempre me ha gustado mucho la costumbre de los Hobbits, quienes en su propio cumpleaños dan un regalo a sus invitados en vez de recibirlo; así que hoy quería agasajarte con un presente, y he pensado en compartir lo más valioso que tengo: mi experiencia. Tal vez alguien ahí fuera tenga los mismos nervios y pánico escénico que tuve yo el 23 de febrero de 2013 y le sirva de ayuda para emprender su propio camino. También es una forma de expresarme, invitándote a compartir esa dimensión más personal de lo que hay detrás de Rolero. Es algo que no hago mucho y que me piden con frecuencia así que… ¿por qué no? Después de todo, gente como tú, que me brinda su tiempo, apoyo y atención es responsable de que yo pueda hacer lo que hago, de que haya podido llegar hasta aquí (lo mucho o poco que esto sea, lo dejo a tu juicio). Por cierto, que aún no te lo he dicho, gracias por eso 🙂 Espero que te guste la entrada y, sobre todo, ojalá encuentres algo útil e interesante.

LOS COMIENZOS

puente

“Poca gente es capaz de prever hacia dónde les lleva el camino hasta que llegan a su fin”

Empecemos con un breve repaso del devenir de Rolero como proyecto. En el 2013 ya llevaba dos años trabajando, aunque no tenía una línea de contenidos, ni equipo, ni colaboradores, apenas me escuchaba gente y casi no había movimiento en YouTube (al menos comparado con lo que hay ahora). Tampoco sabía nada de editar vídeos, emitir en directo o usar las redes sociales. Diablos, mi trípode era un taburete y mi cámara una de esas compactas con las que sacaba fotos y solo podías grabar ocho minutos seguidos antes de que se descargase del todo. En realidad solo tenía muchas ganas de compartir mis vivencias roleras y quería comprobar cuánta gente querría conocer mi trabajo, intercambiar sus experiencias conmigo y, en general, emprender un camino que se planteaba muy difícil porque, como digo, no tenía demasiados referentes. Admiraba (y admiro) el trabajo de Turbiales, que ya estaba a tope en YouTube, y seguía a un tal Tetsubo57 (al que paradójicamente ahora me parezco :D). Lo creas o no, ahora mismo es muchísimo más fácil arrancar y difundir un proyecto rolero en YouTube porque la comunidad se ha hecho mucho más fuerte (dicho sea sin demérito de nuevos proyectos, vaya). Si para mí fue difícil lanzarme, imagina a los que abrieron brecha antes. En fin. La cosa es que yo estaba un poco frustrado porque quería conocer la forma de jugar de gente originaria de otras zonas no de España, sino del mundo, y crear un punto de encuentro para intercambiar experiencias, así que di el salto a la pequeña pantalla de Internet, que daba bastante vértigo. Pese a mis temores, la realidad es que no pasó absolutamente nada interesante, porque al principio no te ve nadie (lo cual es bueno porque te da margen para aprender y sentirte cómodo ante la cámara). En mi caso siempre me gusta comparar la reseña de Taura y la de Fall of Magic, y notar ese cambio del que hablo. Es bonito mirarme en el yo de hace tres años, que no son poco, y ver la evolución de las inquietudes, deseos, forma de jugar y expresarse. Lo mismo me pasa con colaboradores y amigos: a menudo echo un vistazo a sus canales y encuentro la misma satisfacción en su trabajo.

guerreroHe elegido la reseña de Taura porque supuso algo importante: gracias a ella conocí a Juan Donoso. ¿Por qué fue fundamental este hecho? Porque él fue el puente hacia los Rompe Mitos, que posteriormente me proporcionaría la inquietud de emitir partidas y, por supuesto, un grupo de grandes amigos. En ese tiempo también se unió al proyecto Lolo Marchal, magnífico ayudando con el diseño web y mejor amigo, cuya intervención fue fundamental para hacer realidad muchas ideas que no podría haber llevado a cabo solo. En esos días hacía vídeos en los que compartía mis cosas, y recuerdo la sensación de notar por primera vez el apoyo de la comunidad rolera. A partir de ahí empezó a llegar más y más gente, hasta el punto de los cientos y luego miles de suscriptores, y muchos comentarios de apoyo a mi causa. Empezaba a descubrir otras formas de jugar, otras perspectivas sobre el rol, y eso es algo que me enganchó desde el primer momento. Siempre he procurado trabajar en pro de la comunidad que a su vez tanto me ha dado, siendo lo más abierto posible, colaborando con cualquiera que tuviese ganas de hacer cosas, ayudando cuando se podía. La gente que sigue mi trabajo siempre ha sido muy crítica, promoviendo que intente innovar con los formatos y me supere a mí mismo, señalándome los errores y consiguiendo que no me duerma en los laureles cuando las cosas me salen bien; por eso digo que debo mucho a gente como tú, a todos los que habéis estado ahí desde hace tanto tiempo.

Seguí haciendo cosas y han ido pasando los años. De ellos destacaría la enorme cantidad de amigos que he hecho, demasiados como para mencionaros a todos. Pero no solo amigos: también personas que sé que están ahí desde hace tiempo, siguiendo lo que hago muy de cerca, y a los que conozco por su nombre. Siempre me ha gustado ver Rolero como una alegre tabernilla perdida en el vasto mundo de los juegos de rol: algunos viajeros vienen y se calientan un rato junto al fuego, mientras que otros se quedan a vivir por allí porque les gusta escuchar las historias que se cuentan a menudo. Unos vienen, otros van. Y a veces soy yo el que abandona el lugar y descubre otros rincones interesantes del mundo, invitado por alguno de esos roleros que alguna vez honran mi hogar con su presencia. Esos momentos son mágicos. Sea como fuere, la deriva actual del canal seguramente ya lo conoces bien (y si no es así, adelante, que siempre hay sitio para uno más), y no quisiera extenderme más de la cuenta. Te hablaré, pues, de los aspectos clave fuera de los esenciales que acabo de mencionar. ¿Qué resaltaría de esta fase del 2013 al 2016? El mantener siempre las ganas de hacer y de aprender, sentirme honesto con la comunidad de la que formo parte y valorar a los que me apoyáis, especialmente a los amigos que he ido haciendo. Eso también es genial. Por poner un ejemplo, conocí a Tiberio en unas reuniones de roleros de Galicia organizadas por Roberto Alhambra, en un momento en que mi proyecto apenas nacía. Roberto estaba moviendo sus primeras novelas y Tiberio no había lanzado siquiera la revista Crítico ni su editorial. Pasan los años y cada cual ha hecho un montón de cosas diferentes y, sin embargo, sigo considerándolos buenos amigos y mantenemos el contacto cuando la vida nos deja. La comunidad rolera es pequeña, así que hay que aprovechar el lado positivo, eso es a lo que voy. Y sin duda eso fue lo más importante de estos años: los buenos amigos y la comunidad. No puedo mencionar a todo el mundo, pero seguro que más de uno que lee esto se siente identificado. Es agradable saber que no es por mi mala memoria, sino porque es, simplemente, muchísima gente. Recuerdos, comentarios y momentos que le alegran a uno el día a día en esta modesta tabernilla en la que siempre hay cosas por hacer.

MI EXPERIENCIA

“Donde no falta voluntad siempre hay un camino”

enemigoVoy llegando a esta parte del artículo, en la que compartiré contigo algunas de las cosas que creía y no resultaron ciertas, y otras que pareciendo falsas eran en realidad verdaderas. Por supuesto, son cosas que nacen de mi trabajo en YouTube, pero que bien podrías encontrar útiles para otros campos (¡ojalá que sí!). Antes de nada y como siempre, vaya por delante que esta es mi experiencia: no pretendo sentar cátedra sino ofrecerte humildemente lo que he vivido, tal y como fue, para que tomes lo que quieras, o nada en absoluto. Lo más importante de estos años al hilo del canal, que ojalá hubiera sabido en 2013:

  • Hacer vídeos no es fácil. Si te han dicho que tener un canal en YouTube al que subir cosas es sencillo o lleva poco tiempo, olvídate. Considero esa una soberana estupidez, usualmente dicha por personas que no tienen ni idea de lo que es YouTube. Un canal va de lleno a algo muy valioso para la gente: su ocio. El tiempo libre de las personas, ser parte de su entretenimiento y aportarle diversión y satisfacción en su vida es algo extraordinariamente difícil de conseguir. Así que antes de plantearte siquiera montar un canal en Internet, piensa si de verdad tienes tiempo y ganas para ello, porque requiere mucho de eso; requiere esfuerzo, cariño y disfrutar mucho con lo que haces. Siempre puedes subir vídeos cuando te apetezca o asumir un compromiso menor, ¡no hay nada de malo en ello! No te exijas publicar a diario al empezar, intenta más bien encontrar el equilibrio e ir yendo a más si ves que te gusta o que puedes. Yo tengo el lujo de poder dedicar muchas horas de mi día a día a elaborar contenidos gracias al apoyo de la gente, y aún así no es tarea sencilla organizar todo (por ejemplo, cuando me paso diez horas grabando y montando una reseña y luego emito de noche otras dos en directo), así que si tratas de forzarlo seguramente acabarás quemado. Es mejor empezar poquito a poco, con muchas ganas de trabajar y de forma realista.
  • No necesitas nada más que ganas para empezar a hacer algo. Da igual que grabes con tu móvil y todo tenga una calidad pésima, lo fundamental es el contenido. Es verdad que tener mejores medios ayuda, pero lo principal es lo que tengas que decir y, sobre todo, cómo lo comunicas. He visto a gente gastarse un dineral en equipo u obsesionarse con la calidad de los vídeos sin llegar a compartir nunca nada: lo esencial es empezar a hacer algo, luego ya mejorarás. Además, el público te irá sugiriendo mejoras poco a poco, como por ejemplo han hecho conmigo, así que la clave es escuchar las críticas y aplicar las cosas que puedas conforme llegue el momento, y eso solo si te apetece. Yo no sé tocar el violín, pero seguro que tener el mejor violín del mundo no me haría convertirme en un virtuoso violinista de la noche a la mañana. Así que sin prisa, empezando con lo que tengas a mano pero con voluntad de mejorar cuando se te presente la ocasión. ¡Seguro que llegará!
  • Todo el mundo tiene algo que aportar. El primer día que empecé a subir vídeos tenía dudas sobre todas y cada una de las líneas de contenido que acabé lanzando, incluso de las que años después han resultado un éxito dentro de lo humilde y diminuto que sigue siendo mi canal de rol en YouTube. Es cuestión de intentarlo y ver si te convence el resultado. He descartado muchos formatos después de probarlos porque no terminaban de parecerme buenos, o porque me cortaba el rollo hacerlos. Pero sea como fuere, lo cierto es que cualquier persona puede aportar cosas interesantes, porque todo el mundo ha vivido experiencias valiosas. Eso te incluye. A veces recibo correos de personas que me cuentan que gracias a Rolero han vuelto a jugar a rol, se han reencontrado con su viejo grupo o se lo pasan genial escuchando los vídeos mientras trabajan. Si me hubiesen preguntado en el 2013 si algo así era posible, si alguien buscaría en mí consejos para comprar un juego o empezar a jugar, jamás lo habría creído. Así que lánzate sin miedo y te sorprenderás a ti mismo como una parte más de la comunidad.

azan__the_archer_by_grosnez-d66rtht

  • Haz lo que tengas que hacer, pero sobre todo hazlo como a ti te dé la gana.  Me voy a parar algo más en este punto, porque es sin duda el más importante de todos: pásalo genial y no olvides que, después de todo y como siempre en la vida, debes hacer las cosas del modo en que te hagan feliz (bueno, yo procuro moverme por eso). Lo más valioso que encontrarás al hacer algo en YouTube es eso y la libertad de elegir qué quieres subir, así que no dejes que otra gente influya sobre ti. Desde que yo superé los 3.000 suscriptores pasó algo curioso: al ir a jornadas, tiendas especializadas o incluso por la calle, algunas personas me reconocen (no muchas, vaya, pero alguna hay). No es que sea famoso, que ya he dicho que Rolero es un sitio enano. A lo que me refiero es a que alguna gente te habrá puesto cara a base de verte, y les hará ilusión hablar contigo por el mero hecho de que siguen tu trabajo y eres parte de su ocio, y eso es genial. La parte menos agradable vino cuando, en esos tiempos, otros empezaron a considerar que debía hacer algo por ser un supuesto referente, o por ser yo y estar en el lugar que sea que estaba. Surrealista, pero es así. Lo que quiero decir es que tal vez poco a poco te verá más gente que a otros y, del mismo modo que harás muchos amigos, habrá personas que empezarán a pedirte favores desleales hacia tu audiencia, a intentar poner límites a tu forma de hacer las cosas, a coaccionarte, intentar aprovecharse de ti, ofrecerte dinero para que les hagas promoción… ¡o todo a la vez en diferentes pasos! Será a partir de aquí cuando el consejo de haz lo que te haga feliz y sé libre resultará clave: no tengas miedo a decir no, y sé leal a esa audiencia de la que hablo. Yo siempre lo hice, y hubo momentos difíciles por ello, en los que pensaba que si no hacía una cosa seguramente todo mi proyecto se vendría abajo, o que ya no gustaría tanto, y eso me preocupaba. Lo más importante de pasar de todo e ir a mi bola fue lo que aprendí: siempre habrá gente que te va a apoyar y otra que no. La gente va a creer lo que quiera, y no tienes nada que hacer ante ello, salvo aceptar tu humildad como un proyecto más en el inmenso mundo. Habrá quien te abrirá puertas, mientras que otros querrán destruir tu trabajo, y una inmensa mayoría que simplemente pasará de ti porque no te conoce o no le interesa tu rollo: eso es normal. Así que lo único que te va a quedar al final es hacer las cosas a tu manera y, sobre todo serte fiel a ti mismo y a tu audiencia. En mi experiencia, considerando que soy una persona afable y dada a hacer amigos, me he encontrado con gente muy radical de Rolero (en el sentido “fan radical”), mucha gente que me quiere bien y dan alas a mis sueños, y un puñado de personas que han escrito/dicho basura sobre mí, o que me insultan por el mero hecho de que no hago lo que les gusta o no les promociono. Esa gente es tóxica, y no diré más porque considero que ya tienen suficiente castigo con la prisión de amargura en la que viven encerrados. Mi consejo sobre todo esto es que escuches las críticas que veas constructivas, y asumas que conforme crezcas saldrá gente que no te apreciará ni a ti ni a tu proyecto. No importa si te esfuerzas o no en cambiarlo: es lo que hay y habrás de asumirlo a no ser que quieras plegarte y venderte. Si lo haces, tu audiencia te dará la espalda, pues habrás cometido la traición más imperdonable en YouTube. Recuerda: los que te quieren ya te quieren y, los que no, no van a empezar a hacerlo por mucho que te empeñes, así que lo más importante es ser auténtico e ir a tu rollo. Hasta hace un año yo intentaba ser cordial y acercar posiciones con los que me despreciaban, y eso me hizo perder un tiempo y energía preciosos que podría haber dedicado a hacer vídeos o artículos. Nunca más. Tal vez mi error te sirva para centrarte en la gente que te ayuda a cumplir tus objetivos, y que a menudo lo hará con críticas duras pero honestas y constructivas, sabrás diferenciarlas cuando las veas. Pero no pierdas de vista por qué empezaste a andar ni el disfrute de recorrer el camino. Recuerda que nadie sabe lo que has vivido, ni tampoco saben lo que se siente al ser tú. Yo por ejemplo encuentro muchísimo apoyo y crítica constructiva en el canal y las redes sociales, pero también entre la comunidad de patrones de Rolero que directamente donan dinero para que pueda hacer lo que me gusta. Pero lo único que ha permitido que cinco años después tenga ilusión y ganas de seguir haciendo lo que hago es ser feliz con ello y, sobre todo, la libertad de saber que puedo hacer lo que me dé la real gana. Os voy a confesar que si vuelvo la vista atrás no me creo que un tipo como yo haya tenido la gran suerte de vivir tantas cosas, y me siento muy orgulloso de haber sido auténtico con la gente. Pero, sobre todo, de serlo conmigo mismo. Es lo más valioso que te puedo ofrecer como experiencia en estos tres años en YouTube y, como digo, seguramente el punto fundamental de esta lista, conviene no perderlo de vista si vas a lanzarte con un proyecto.

duelo

  • No trolees, no metas mierda ni mientas. La idea de quien siembra vientos recoge tempestades es vital para no hacer de tu canal un espacio de rencillas, mal rollo y venganza: poca gente busca eso con su ocio y a todavía menos personas aporta felicidad crear algo así. Habrá veces en las que será tentador hacer vídeos con críticas dañinas ante algo que te disguste o hablar fatal de proyectos que te han defraudado. Yo no lo haría, y te explico por qué: creo que así solo conseguirás rodearte de gente tóxica (y ya te he comentado lo que pasa con esa gente :/). Es muy fácil señalar las miserias de otros, pero es difícil ponerse las pilas y trabajar por la comunidad o por tu proyecto. Tú eliges en qué quieres poner tus energías: en construir o en destruir. No puedo negarte que seguramente tendrás más vistas si te dedicas al salseo, pero no estarás aportando nada positivo. Cero. Así que al final con cero es con lo que te vas a quedar. No significa que no seas crítico, o que no te asegures de decir siempre la verdad: se trata más bien de conocer la línea que separa la crítica útil de la dañina, es una gran responsabilidad no rebasarla (y a menudo muy complejo restañar el daño que causarás si lo haces). A lo largo de estos años la experiencia me ha demostrado que la gente que se dedicaba a eso ha ido quedándose por el camino, porque si algo tiene la audiencia de YouTube es que te cala al instante y no aprecian la maldad (especialmente la comunidad rolera). Por ponerte un ejemplo: si yo hiciera un vídeo poniendo a caldo a todas las editoriales roleras de España seguramente crearía un revuelo enorme y ese contenido atraería a mucha gente pero… ¿qué elemento positivo aporta? Ninguno. Por lo tanto solo atraería cosas negativas hacia mi espacio, contaminándolo en un proceso difícil de revertir. Veo fundamental tener una actitud de hermanamiento, de cooperación con la gente que pretende aportar cosas buenas a la comunidad, y esforzarse mucho para ser capaz de criticar en positivo y con fundamento, sin caer en la mentira ni en la bajeza. La gente confiará en ti si saben que eres honesto, precisamente porque entienden que es mucho más difícil construir algo que destruirlo. Las veces que he notado que gracias a mi trabajo alguna cosa se hacía posible, que los roleros descubrían algo bueno o que quien no tenía la capacidad de hacerse oír sin ayuda de otros pudo ser escuchado, me he sentido el tipo más feliz del mundo. Ese es el camino. Y, créeme, así también harás muchos amigos y, de paso, habrás conectado de una forma mágica y auténtica al aportar cosas buenas a tu audiencia.
  • No olvides escuchar y aprender. Tal vez tengas un contenido genial, seas muy auténtico, libre y demás pero… mantén los pies en el suelo. Vale la pena escuchar y no perder nunca la capacidad de aprender, que también hay que trabajarla. Si tienes dudas pregunta a la gente y descubrirás críticas que te ayudarán a mejorar tu trabajo. Para mí esa ha sido la clave con Rolero, aunque a veces es difícil escuchar que algo que has hecho no ha gustado o no es interesante. No te lo tomes como algo personal, no pasa nada y siempre hay tiempo para mejorar. Yo, por ejemplo, mantengo una lista de ideas interesantes por aplicar y registro en ella todos los consejos que me ofrecen, de manera que cuando estoy ocioso o no sé por dónde tirar con el proyecto siempre tengo opciones. Creo que si preguntar requiere valor, atreverte a dudar de tus propias ideas y aplicar las de otros es todavía más difícil. No obstante, cosas como el calendario en la web de Rolero, poner los audios de los vídeos en descarga, abandonar el formato de entrevistar a cada proyecto, trabajar los guiones de los vídeos, editar con cuidado o no hacer emisiones de cuatro horas han sido críticas que me regaló gente como tú. No siempre podrás aplicar las sugerencias de todos, ya que puede ser que ello choque con el punto anterior. No obstante, explorar con honestidad los consejos que te dan los demás y reconocer que te equivocas de manera pública es una buena forma de demostrar que tienes las orejas y la mente abierta a quienes quieran apoyarte. En la comunidad rolera hay (y habrá) muchísimas personas con ganas de colaborar contigo, y es una sensación maravillosa cuando ves la ilusión con la que se suman a tu proyecto y construyen algo más bonito de lo que podrías haber hecho tú solo. Digo esto y pienso en las críticas constructivas, pero también en la Rol School, en los Rompe Mitos y muchas otras partidas, en Hablamos de o en mesas redondas y debates que he organizado. Eso por no hablar de mi juego de rol y la increíble comunidad de Nexus. Rolero sería mucho menos interesante si no hubiese sido por toda esa ayuda recibida (gracias de nuevo).
  • Ciudad montañaRecuerda. Es posible que llegue un momento en el que vengan a pedirte ayuda personas que colaboraron contigo, que te han seguido desde hace años, roleros que te ven como alguien interesante o que no te han seguido en la vida pero necesitan tu ayuda porque puedes darles visibilidad. Habrá personas que se beneficiarían mucho de que tu público viese su trabajo o conociesen su existencia, o les hace ilusión que leas algo que han escrito o grabado antes de hacerlo público. Echa un mano. A mí también hubo quien me ayudó mucho, como ya habrás deducido por el punto anterior, así que procuro estar al pie del cañón con la comunidad. Ya no es viable ayudar en todo lo que me piden, pero trato de crear contenidos cuando veo que puedo hacerlo y hay quien los necesita, o pasarme por otros canales que me invitan a colaborar, por no hablar de la serie Destacados de Rolero. También es clave entender que hay cosas que no querrás sacar porque no te interesan, no te gustan o directamente te cortan el rollo, y eso es lo normal. Durante un tiempo yo trataba de llegar a absolutamente todo y terminé por darme cuenta de que soy incapaz de conseguir semejante proeza (a no ser que puedas clonarte). Eso sí, dicha actitud logró crearme algunos problemas, era un error: no puedes ni debes intentar ayudar a todo el mundo, por lo que habrás de aprender a cribar (y si dudas, pregunta a tu audiencia, ellos te aconsejarán). Así que cuando veas que puedes ayudar a una causa que realmente te mueve, hazlo. De forma honesta, tal y como te gustaría que hiciesen contigo. Incluso si sabes que a cambio no conseguirás nada (¡o incluso perderás cosas!): a veces es preciso entregarse sin más, porque mola hacer las cosas bien. Seguro que encuentras un camino para devolver a la comunidad rolera todas las cosas buenas que va a darte.
  • Asume tus errores. Con humildad, con modestia y valor, pero sin castigarte por ello. Ya te he dicho que a veces cometerás errores, es inevitable. Por ponerte un ejemplo conmigo mismo: lancé formatos que luego no fui capaz de mantener, intenté ser cordial y acercar posiciones con gente indeseable, me propuse metas que estaban a todas luces fuera de mi alcance o a veces me quedé sin tiempo o sin fuerzas para dar algo que prometí a la audiencia. Cuando las cosas se ponen feas es duro salir al escenario y decir que la has cagado, pero creo que es positivo tener los arrestos de hacerlo, porque es la mejor manera de pasar página, de mostrar que eres transparente y tienes confianza en la gente. Cuando cancelé el crowdfunding de Nexus, por ejemplo, lo único que quería era desaparecer y no hablar de ello con nadie y, sin embargo, entendí que era importante plantarme en vivo y en directo a hablar de ello de forma honesta. Y me alegro de haber hecho eso con todos y cada uno de los errores que he cometido. De hecho, si ves que algo no te está funcionando o que has obrado mal, mencionarlo por tus redes sociales o rectificar es algo que te ayudará muchísimo, aunque sepa mal el trago de hacerlo. Si pasas de todo, acabas sintiéndote peor y, como ya comentaba por el tema de que tienes que ser feliz con tu canal, creo que es mejor que hagas lo que tengas que hacer. Caiga quien caiga. Incluso si a veces te caes tú. No olvides que siempre hay tiempo para levantarse, y la gente estará encantada de ayudarte si reconoces que no te ha salido como querías 🙂
  • No copies ni seas pesado. Si hay algo valioso en YouTube es tener la capacidad de dar un valor personal a tu contenido, a tu forma de hacer las cosas. Intenta buscar la forma de no hacer lo que ya hacen otros, porque suele suceder que los otros ya son los mejores en lo que hacen. Por ponerte un ejemplo, no creo que yo pueda destacarme como Turbiales por conocer muchísimos juegos y suplementos, así que trato de dotar a mis reseñas de un carácter distinto porque entiendo que en ese aspecto él ya hace muy bien las suyas. Así que si vas a lanzarte con un canal, intenta encontrar tu hueco y tu personalidad, dos cosas que te darán muchísima más visibilidad que hacer un proyecto clónico o hueco. Por supuesto, no te enfades si alguien te copia, ningún formato es de tu propiedad 🙂 Por otra parte, si estás empezando no te pongas a hacer spam en comunidades, foros, canales y todo eso, porque al final consigues que la gente te considere pesado. Intenta pedir directamente que te echen un cable, propón una colaboración o invita a gente a tu canal para hacer cosas. Ser pesado nunca es el camino, salvo que quieras que te asocien con eso. Si lo pides de buen rollo seguro que te sorprenderá cuántos te tenderemos la mano: yo lo hice y me ayudó un montón.
  • Intenta conectar. Es posible que no te guste mucho el tema de redes sociales, o que no quieras responder los muchos comentarios que vas a recibir, pero opino que eso está muy ligado a la idea de tener un canal; lo primero decirte que tendrás seguidores por las redes sociales (especialmente Facebook, Twitter y Google+), pero que hay muchísima gente que verá tu contenido que ni se acercará por ellas (de hecho, los datos de mi canal dicen que son la mayoría). Sea como fuere, si la gente tiene tiempo para contarte sus cosas, mandarte correos (que lo harán, y mucho), de abrirse contigo en las redes sociales… creo que es fundamental que intentes dedicar tiempo de calidad a conectar activamente con ellos. Responde y trata de estar ahí, es algo muy valorado y digno de respeto, porque exige tiempo y dedicación (pues cada persona busca algo diferente de ti). A mí últimamente me cuesta mucho responder a todo, y me doy cuenta de que la política de contestar absolutamente todo es insostenible. No obstante, seguro que sabrás diferenciar las cosas más importantes y encontrar espacios donde conectar con tu audiencia: después de todo, ellos son una parte muy importante de la diversión en hacer lo que haces (o se supone que es así). Para mí no hay mayor satisfacción que recibir un correo de gente que siente que sus partidas son mejores por algo que aprendieron en mi canal, por un consejo que les di o por algo que vieron en mi espacio, y proporciona muchísima energía positiva empatizar con los roleros que te escriben. El cariño de la gente es esencial para mantener un proyecto en YouTube y eso no se regala, sino que te lo ganas día a día. Así que procura no olvidar que, si ellos te tienen en cuenta, qué menos que tú estés ahí cuando te necesiten. Anima los comentarios, responde y sé abierto. La gente es muy comprensiva y entiende que a veces tardarás en contestar, así que tampoco te exijas mirar tu bandeja de entrada a cada minuto. Simplemente encuentra un punto en el que te sientas cómodo y asegúrate de conectar de forma real y sincera. ¡Es una experiencia genial!
  • Asume tus límites. Como último punto, pero no menos importante y en referencia a todo lo anterior: no vayas más allá de lo que realmente seas feliz dando. Si lo haces, te quemarás. Parece muy fácil decir “hasta aquí” y, de hecho, suele serlo al principio. Pero YouTube es adictivo. Conforme tu proyecto se desarrolle la cosa se complica porque la gente pedirá más y más de ti y el contacto será una experiencia muy intensa (¡y positiva!). En la tercera temporada de Rolero yo perdí mucho el control del tiempo que reservaba para mí mismo, y acabé viendo muy poco a mi pareja, amigos y entorno familiar porque me pasaba horas y horas trabajando, emitiendo y preparando contenidos. Terminé la temporada exhausto, y eso nunca es bueno que pase. Si hubiese afrontado esta con la misma actitud, seguramente no habría podido soportarlo. Así que aprende de mi error y no te exijas más de lo que realmente puedas dar, o de lo que estés dispuesto a dar. Descubrirás que, ante todo, la gente que te sigue lo primero que quiere es sentir que estás en ese punto confortable. Son tan majos como para ofrecerte eso, hazles caso 🙂 Y tú mismo te sentirás muchísimo más feliz haciendo cosas.

en el camino

Como ves, han sido tres años llenos de experiencias diversas, que recopilo en esta entrada, y que espero de verdad te hayan aportado algo valioso. Tiempos de desafíos, intensos, llenos de aprendizajes. Tres años maravillosos dentro de un lustro inolvidable trabajando en Rolero… ¡y todavía me quedan cosas importantes por hacer! Así que solo espero que sigáis estando ahí para descubrir qué nuevas sorpresas nos depara el camino, qué nuevos viajeros pasan por aquí y qué conocimientos nos traen. Eso sí, una última cosa antes de dejarte: si pudiera volver atrás, habría abierto un canal en YouTube mucho antes pues ha sido, sin lugar a dudas, una de las cosas más bonitas que he emprendido en mi vida.

PS. Las hermosas citas de este artículo corresponden al magnífico J.R.R. Tolkien.

Sobre Rolero

Desde el año 2010 comencé a desarrollar Rolero, un proyecto desde la comunidad para la comunidad. Digamos que soy otro aficionado más a jugar, crear, grabar y escribir rol :) Pues apoyar mi trabajo en http://www.patreon.com/rolero

6 comentarios

  • Rigal
    Feb 23, 2016 @ 18:55 pm

    Genial entrada, muy util para youtube y para la vida más allá de los juegos de rol. Gracias por compartirla.

  • Feb 23, 2016 @ 19:50 pm

    ¿Qué puedo decirte amigo Jesús que no te haya dicho ya? Creo que nada, pero por si acaso aún no lo has captado, aquí el que se siente realmente realizado por el hecho de formar parte del equipo y poner un granito de arena, soy yo.

    Mi más sincera enhorabuena.

  • Balthan
    Feb 24, 2016 @ 23:06 pm

    Un artículo muy personal. Esta genial. Muy útil para dedicarte a cualquier proyecto y para afrontar la vida. Lo de alejarse de las personas “toxicas” es de manual para encontrar la felicidad.

Déjanos un comentario

Debes haber entrado a tu cuenta para comentar.

Buscar artículos

Artículos de Rol más Leídos

Google+

Destacado del Blog Personal