Rol por hangout, ¿por qué probarlo?

Jun
08

Rol por hangout, ¿por qué probarlo?

Cuando nos sentamos como directores ante una mesa con dados, hojas y demás complementos, los rostros de nuestros jugadores son ventanas que nos ofrecen un torrente de datos sobre su encaje de las circunstancias de partida. Sus gestos y cadencias, sus tonos e intenciones son un lenguaje no verbal que nos puede transmitir su estado de ánimo e ideas de un modo tremendamente efectivo. Según las circunstancias, con una mirada podemos expresar un amplio abanico de emociones, complementando, matizando o dando impulso a escenas enteras e imbuyendo de un tipo de tensión a la historia difícilmente alcanzable sólo con palabras. En mesa, los enfrentamientos personales se pueden simular con una intensidad espectacular, generando tensión en el ambiente y dotando de unas posibilidades dramáticas a la escena que, sin ellos, probablemente no tendría el mismo valor para un jugador experimentado.

robot

Todo director de juego que lleve años tras las pantallas tiene una buena batería de recursos de diferentes categorías que despliega en el momento adecuado de la partida.

Si dicha batería de recursos es inconsciente, podríamos denominarla estilo. Y si es consciente, nosotros la llamaríamos veterana maestría.

Sea como fuere, esos recursos que hemos utilizado en las mesas de juego y que entre todos hemos desarrollado durante décadas se han encontrado con un hito de nuestro tiempo: Internet. Ahora existe la posibilidad de jugar por videoconferencia con jugadores que se encuentran a miles de kilómetros de nosotros. Es más, con la posibilidad de emitir y grabar nuestras partidas es posible que nosotros o los espectadores repasemos cómo lo hemos hecho durante la sesión, viendo y aprendiendo de nuestros propios fallos desde una nueva e interesante perspectiva. Pero todavía hay más: en caso de que haya un público al que le interese seguir dicha emisión en directo nace la figura de un tercer tipo de participante pasivo en la partida, oculto, puramente receptivo y que puede apreciar, valorar y criticar lo que está viendo como si de un programa de televisión se tratase. Así pues, todos nuestros recursos como directores de juego se han encontrado con la partidas por videoconferencia, a las que por simplificar llamaremos partidas por hangout por ser Google Hangouts la aplicación que más se utiliza para ello.

Volviendo a la perspectiva personal, cuando hace años conocimos esto de jugar a rol lo hicimos desde el punto de vista del jugador, y casi inmediatamente sentimos la punzada de dirigir o diseñar partidas: sentimos ‘la llamada tras la pantalla’.

Resulta casi emocionante asumir que algo tan hermoso e íntimo nos haya ocurrido otra vez después de tanto tiempo, aunque esta vez en un formato diferente: en cuanto vimos a alguien dirigir por hangout, queríamos estar ahí, dirigiendo tras esa novedosa, interesante e inquietante pantalla. Con tantas diferencias entre la pantalla clásica y la digital, asumimos que el reto debía tomarse con prudencia.

Como en una suerte de sabiduría rolera transferida mediante tradición oral, los que lo probamos damos ese consejo a tantos aficionados como podemos: antes de lanzarte a dirigir por hangout, juega. De hecho, juega mucho. ¿Por qué?

Primero, porque mola. Segundo, porque hay que reajustar todos esos recursos inconscientes, de estilo, todo lo que viene de nuestra forma de dirigir en mesa y adaptarlo al hangout. Teniendo en cuenta la tensión que suele generar dirigir por primera vez es posible que necesites experimentar antes un poco, como es natural ante cualquier actividad creativa.

De pronto te ves en tu habitación, a punto de disfrutar a tope de algo que te encanta como jugar a rol, pero de una manera completamente distinta a lo de siempre. Lo esencial, no está presente: estás solo. Hay personas, sí, pero son personitas diminutas en cuadraditos que se amplían y disminuyen, píxeles que se esfuerzan (con suerte) por no interrumpirse unos a otros mientras se preparan para generar la magia de la partida entre todos.
guerrera

Romper esa barrera inicial de “estoy solo” y transformarla en un “estoy acompañado, aunque de otra forma” es más fácil de lo que parece. Romper la sensación de hablarle a un objetivo, frío e inexpresivo, y convertirla en una comunicación cálida con interlocutores en cualquier lugar del mundo, también. Adaptarse a los tiempos, a la ausencia de miradas directas, a las distintas calidades de imagen, a los programas de tiradas de dados… la verdad es que todo esto que comentamos puede llevar una par de partidas. Y sinceramente, creemos que es mejor hacerlo jugando. Y una vez nos sintamos cómodos en el contexto digital, estemos decididos a probar y notemos la calidez de la gente, es hora de lanzarnos a dirigir tanto como sea posible.

Para muchos de nosotros la transición del rol en mesa al rol por hangout fue inexistente. Desde el principio asumimos que no había transición, que había sinergia, suma, descubrimiento. No había transición porque el rol en mesa seguía estando ahí, seguía y sigue siendo insustituible. Pero cuenta con un estimulante aliado que desafía sus métodos y recursos de siempre. Recursos que no pueden simplemente trasladarse indistintamente, pues algunos no son válidos y otros deben ajustarse para ser efectivos. Surgen nuevas necesidades para las que no teníamos recursos, descartamos recursos que creíamos hermosos y ahora son inaplicables, vemos recursos en otros directores que vale la pena aprender, conectamos con jugadores de culturas diferentes, asumimos la posibilidad de la existencia de público,  de completos desconocidos que se sientan un rato a compartir el rol que tanto amamos, así como a otros que lo están descubriendo gracias a esto e incluso reencontrándose con su viejo hobby gracias a la comunidad. Tantos juegos por descubrir… ¡Imagina ser director de juego en el club de rol más grande del mundo! Aprendiendo de personas más o menos experimentadas con las que puedes jugar a menudo, a las que puedes ver aplicando su magia con sólo darle a un botoncito… ¿Qué es todo esto?

Es rol por hangout.

Y está deseando que aceptes el desafío y te sumerjas en él. Que traigas toda tu experiencia de mesa y la revises para enriquecerte y enriquecernos, porque queremos jugar tus partidas. Que te sitúes tras la pantalla digital y disfrutes de la adaptación, y dirijas en este inmenso colectivo de aficionados que sigue creciendo y aprendiendo cada día. No lo dudes, serás bienvenido.

Escrito por Sirio Sesenra para Rolero

Sobre Rolero

Desde el año 2010 comencé a desarrollar Rolero, un proyecto desde la comunidad para la comunidad. Digamos que soy otro aficionado más a jugar, crear, grabar y escribir rol :) Pues apoyar mi trabajo en http://www.patreon.com/rolero

Déjanos un comentario

Debes haber entrado a tu cuenta para comentar.

Buscar artículos

Artículos de Rol más Leídos

Google+

Destacado del Blog Personal