Razones para ser director de juego - Rolero

Sep
21

Razones para ser director de juego

Anciano druidaLos que seguís el blog desde hace algún tiempo ya sabéis que yo soy muy defensor de la figura del director de juego, precisamente porque creo que nunca se le hace demasiada justicia para recompensar, de alguna manera, su maravilloso esfuerzo. Sin embargo, el otro día me preguntaban en un correo si creía que hay razones para desear ser director de juego, o si sería mejor quedarse en algo más sencillo y ser jugador. Dicho así, no parece una pregunta poco inteligente, porque quien la envía se ha dado cuenta de lo que supone leerse manuales, buscar información, encontrar la inspiración para sus improvisaciones, elaborar materiales… en fin, un montón de cosas que hacen pensar que su labor será como mínimo dura, aunque también muy gratificante. Precisamente para todos los roleros que os encontráis indecisos ante la posibilidad de convertiros en director de juego, escribo estas líneas, con la esperanza de que también se vea la inmensa cara amable que tiene el estar al otro lado de la pantalla (de máster).

Por no romper los esquemas tradicionales que tanto me gustan, voy a intentar recoger toda la información en un listado, que siempre queda más organizada y accesible:

  • Harás feliz a tu grupo: En efecto, la mayoría de las veces nadie quiere ser el director de juego, y a alguien tiene que tocarle el pastel. Desde luego, seguro que tu grupo de jugadores será muy feliz porque tomes la decisión de ser su director de juego (si optas por serlo a través de Internet, todavía más). Sí, bien podrías haber elegido jugar y ya está, pero en un acto de generosidad eliges pasar el esfuerzo que entraña preparar una partida, y eso es un gesto valioso.
  • Fortaleces tu fantasía: Crear una partida de rol de la nada no es algo baladí, sino que implica todo un trabajo de documentación y preparación, en el que la inspiración juega un papel clave. Por ese motivo, cuando uno toma la decisión de ser director de juego, emprende un apasionante camino hacia el desarrollo de su fantasía y su creatividad. Además, puede permitirse el lujo de jugar partidas en entornos que surgen directamente de su mente, y recrearse en ellos, lo cual es una experiencia muy especial; crear un mundo a través de una historia en el que tus amigos puedan perderse durante unas horas es, simplemente, increíble.
  • El que dirige juega dos veces: Ciertamente. Cuando uno es director de juego no sólo tiene que controlar la partida y ejercer su puesto, sino que además necesitará ponerse en la piel de muchos personajes no jugadores, lo que hace que su práctica de cara a la interpretación sea mayor. De esta forma, podría decirse que un director de juego es al mismo tiempo director y jugador, mientras que el jugador sólo ejerce una función, con un único rol de por medio que representar.
  • La sabiduría pertenece sólo a los doctos: El director de juego suele llevar a cabo una labor documental extensa, navegando por la red en busca de información que integrar en sus partidas, tal vez escuchando música, leyendo cosas de todo tipo, y un largo etcétera que, por supuesto, tiene un gran valor cultural añadido. Vamos, que se aprenden cosas muy interesantes. Incluso puede que, como yo, acabes abriendo tu propio blog como director de juego, y compartas tu experiencia con quien se tercie 😀
  • Poder… ilimitado: Pues sí, una de las cosas maravillosas que tiene ser director de juego es que, normalmente, tú creas el mundo, y por lo tanto tú pones las reglas. Es cierto que siempre hay un manual que te marca un poco la pauta a seguir… pero considerando que la mayoría de los roleros acepta esa ley de “si no te gusta una regla, cámbiala”, se puede aplicar aquello de que tu poder es ilimitado. Por supuesto, un gran poder conlleva una gran responsabilidad, y se espera que lo uses para generar historias que hagan felices a los jugadores, y por extensión a ti mismo. Pero vamos, que tu palabra va a misa, y eso siempre es un gustazo (os dejo un vídeo ilustrativo al respecto aquí).
  • Es muy satisfactorio: Efectivamente, cuando uno es director de juego y logra desarrollar una partida especial, que se ha desarrollado a lo largo de días, semanas, meses… el resultado final puede valer mucho la pena para los jugadores, pero sin duda la sensación de un trabajo bien hecho es mucho más genial cuando eres el director de juego. Incluso puede que tus jugadores te feliciten por tu buen trabajo y por haberles proporcionado esa gran satisfacción con un trocito de tu imaginación, algo impagable.

En general, ser director de juego no es una tarea sencilla, para qué os voy a engañar. Pero el hecho de que las cosas no sean fáciles no quiere decir que no valgan la pena; de hecho, como en la mayoría de las situaciones de la propia vida, las cosas que exigen un sacrificio suelen brindar espléndidas recompensas. Así, el trabajo del director de juego ofrece sus frutos, especialmente cuando con el paso del tiempo éste va adquiriendo más y más experiencia, lo que hace que su trabajo sea cada vez más eficaz y preciso. Un director de juego experimentado puede llegar a desarrollar tramas absolutamente espectaculares y complejas sólo con el afán de hacer pasar un buen rato a sus amigos. Ahí es nada su generosidad.

Sobre Rolero

Desde el año 2010 comencé a desarrollar Rolero, un proyecto desde la comunidad para la comunidad. Digamos que soy otro aficionado más a jugar, crear, grabar y escribir rol :) Pues apoyar mi trabajo en http://www.patreon.com/rolero

8 comentarios

  • jonatan
    Sep 21, 2013 @ 20:23 pm

    en el link poder ilimitado , esperaba k el video salieras tu castigando kon penalizadores de xp a tus jugadores k no te traen la pizza a casa mientras te abanikan , y me ha sorprendido el video, … espera ! el del video SI eres tu !!!

    • Sep 22, 2013 @ 20:55 pm

      El del vídeo soy yo :DDDDDDDDDD Me has descubierto, no se te escapa una eh? Pues sí, a veces me gusta utilizar rayos contra los jugadores que se pasan del límite 😀

  • Sep 21, 2013 @ 21:32 pm

    Aquí todos quieren ser directores después de un año jugando esporadicamente y luego de leerse un manual de ojeada. Para colmo les da el síndrome de divos y divas.

    Yo disfruto mucho jugando porque descanso un poco de tener que preparar todo. Pero Luego de una temporada me da la piquiña y llamo de nuevo a la mesa de juego. Y así por 18 años ha sido. En mi caso fue porque entre 5 amigos compramos los manuales y me botaron al agua, tuve que cruzar la bahía sin saber nadar y termino convirtiéndose en el factor determinante de mis estudios y mi profesión.

    De acuerdo con Rolero, los juegos sin director no son de mi preferencia, es como una película sin director o como una filarmónica sin el que lleva la batuta. Si es por eso juguemos juegos de mesa y ya esta, pero para mi sin director pierde sabor.

    De hecho hice alguna vez el ejercicio de hacer una partida rotando la dirección y no funciono muy bien. Es preferible que intercalemos las partidas.

    Un saludo a memorias de un rolero en su nueva etapa.

    • Sep 22, 2013 @ 20:56 pm

      Muy buenas! Pues yo creo que es un gran acierto lo que dices, que existan esas ganas de ser director de juego al cabo de un tiempo me parece algo muy positivo.

      Muchas gracias por el comentario y por los buenos deseos para esta temporada. Nos vemos!

  • Laner
    Sep 23, 2013 @ 21:25 pm

    Cosa rara: en mi mesa habitual todo el mundo prefiere ser el master que ser jugador. Esto pasa sobre todo porque jugamos a roles creados por nosotros mismo, y todo el mundo quiere contar su historia… desde roles épicos que recuerdo con cariño… a aberraciones que nunca debieron existir…

    Por mi parte diré que prefiero el papel de jugador, y si empecé a dirigir partidas fue porque perdí una apuesta, aunque admito que le tenía curiosidad a meterme en este papel. Si, muy gratificante… cuando sale bien.

    • Sep 25, 2013 @ 14:10 pm

      Me encanta el punto de “cuando sale bien”. Ser director de juego a veces puede llegar a ser ingrato, cuando lo intentaste pero algo no fluyó, y te quedaste con una partida que te dejó mal sabor de boca.

      Me encantaría que en mi mesa hubiera preferencia de todo el mundo por ser director, reconozco que a veces desearía poder estar en el lado del jugador más a menudo. Saludos, y muchas gracias por comentar una vez más 🙂

  • Sep 24, 2013 @ 8:26 am

    ¡Muy buena entrada!. Yo reconozco que prefiero ser jugador, pero eso no impide que lleve dirigiendo nueve años y lo disfrute como un enano. En mi caso fue obligado por las circunstancias, pero no porque nadie dirigiese en mi grupo, sino porque nadie dirigía juegos que me llamaban muchísimo la atención y decidí hacerlo yo ^^

    • Sep 25, 2013 @ 14:08 pm

      Es que ser jugador es taaaaan cómodo y divertido. A mí me encantaría jugar mucho más de lo que juego, aunque ser director es genial, aunque opino que de otra manera. Saludos y gracias por pasarte!

Déjanos un comentario

Debes haber entrado a tu cuenta para comentar.

Buscar artículos

Artículos de Rol más Leídos

Google+

Destacado del Blog Personal