Pluma contra espada - Rolero

Jun
04

Pluma contra espada

CaballerosA veces me paro a reflexionar sobre la forma que yo y mi grupo de jugadores tenemos de entender el rol, y cómo cambia la forma en que transcurren las partidas dependiendo del director de juego que gestione la historia. Yo soy, sin lugar a dudas, el director que más rehuye el combate y similares, mientras que en las partidas de otros compañeros la violencia suele estar mucho más presente; mi intención en esta entrada es profundizar un poco en lo que he denominado “pluma contra espada”, y que pretende ilustrar esos dos grandes formatos de partida de rol de los que os quiero hablar.

Siempre he sido fan de las partidas de investigación, o puramente interpretativas, esas en las que tirar dados roza lo anecdótico, y en las que los jugadores tienen que poner toda la carne en el asador con sus interpretaciones. Creo que ofrecen la oportunidad de meterse muchísimo en la piel de sus personajes a los participantes, y en general me gusta pensar que ofrecen la posibilidad de tirar más del hilo que tú desees, de pararte a observar un detalle y de investigar los aspectos de la trama que más te interesan. Además, esa aproximación a la trama se basa mucho en lo que buenamente puedas descubrir gracias a la actuación que llevas a cabo con tu personaje, algo que me parece tremendamente interesante y muy enriquecedor.

Por otra parte tendríamos las partidas que se basan más en abrirse paso a golpes. Aunque me cuesta ser objetivo (como he dicho me gustan más las partidas de investigación), reconozco que una buena pelea a veces soluciona muy bien las cosas, e incluso se pueden montar tramas verdaderamente potentes basándose en la lucha como piedra angular. Pienso por ejemplo en campañas militares en las que un personaje tiene por ejemplo la oportunidad de gobernar a un pequeño ejército, o en las que forma parte de un grupo armado para ir liberando de la opresión a los pueblos de una región concreta… sin duda las partidas de este formato, si el director de juego las sabe llevar, dan lugar a acción trepidante.

A decir verdad, creo que en general nunca es correcto decir “este formato es el bueno y este el malo”, ni tampoco calificar a uno de “mejor” o “peor”, ya que opino que todo se reduce a una cuestión de preferencias. Habiendo dicho esto, para mí una buena partida de investigación, de esas en las que tienes que romperte la cabeza para desentrañar la trama, visitando lugares, obteniendo información y empapándote de la ambientación que el director de juego te presenta, son como uno de esos vinos complejos con muchos rasgos que ir conociendo conforme vas dando tragos a tu copa (lo sé, es una comparación un poco pretenciosa :D). Las partidas de espada, esas en las que uno se impone por la fuerza y en las que a golpes (o a tiros) todo se puede conseguir, me recuerdan a ese formato de cine conocido como blockbuster: son partidas “palomiteras”, de esas de pasar una tarde entretenida, pero que rara vez quedan como un recuerdo memorable en la mente de los asistentes. Quizá sea cuestión del grupo con el que juego, o tal vez sólo tenga que ver con preferencias personales, pero la realidad es que siempre se me han dado muy mal las partidas de ese tipo. Seguramente por eso juegos como La Llamada de Cthulhu siempre me han tenido un encanto especial (es un ejemplo perfecto de pura ambientación), aunque como digo todo depende del director de juego más que del propio sistema.

No quiero profundizar ahora en otros aspectos que se relacionan, pero creo justo decir que el combate es un recurso muy potente en cualquier partida de rol. Me parece que a veces las peleas son un clímax fantástico para desbloquear situaciones o hacer avanzar la partida, y desde luego que hay enemigos a los que, tras una tarde persiguiendo, da gusto poder vencer en combate. Por otra parte, las partidas basadas en combate no suelen requerir el mismo grado de preparación que una partida en la que el director de juego busca activamente que los jugadores saquen todo el jugo a su historia y expriman cada detalle de sí mismos y del entorno, por lo que son una buena opción para cuando no tienes demasiado tiempo; evidentemente, siempre tienes la opción de plantear historias principales de investigación y simplemente crear misiones secundarias en las que los personajes puedan desenfundar y derramar algo de sangre. Lo esencial es nunca olvidar el registro en el que buscabas moverte cuando creaste la partida, ya que he visto obras maestras de la investigación perderse en la vorágine del combate, y viceversa. Y bueno, supongo que aunque a mí me tire más lo de investigar y centrarme en la representación del personaje, imagino que todo se reduce no sólo a las preferencias de cada uno, sino sobre todo a la forma en la que cada cual entiende los juegos de rol (y es que existen tantas como jugadores hay en la Tierra del Rol): así, si te lo pasas bien investigando, estupendo, y si lo tuyo son las armas y poco representar, también me parece fantástico.

Sobre Rolero

Desde el año 2010 comencé a desarrollar Rolero, un proyecto desde la comunidad para la comunidad. Digamos que soy otro aficionado más a jugar, crear, grabar y escribir rol :) Pues apoyar mi trabajo en http://www.patreon.com/rolero

14 comentarios

  • Laner
    Jun 4, 2013 @ 23:44 pm

    Todo depende de los gustos, conozco jugadores que se niegan a jugar a cualquier rol que tenga un mínimo, aunque sea ridículo, de pelea. Del mismo modo también conozco otros jugadores que se desesperan si no hay ninguna pelea a los 5 minutos de empezar la partida. Aparte de esto también está la seriedad de los jugadores, me acuerdo que ante una partida dirigida a la investigación uno de mis jugadores se encendió la tele y soltó: “cuando empiecen las peleas avisarme…” casi tuve que tirar a cordura…

    Por otro lado pasa lo mismo con los directores, hay muchos que solo preparan sus partidas enfocándose en solo una cosa, o batallas o investigación, no digo que este mal, pero hay que ser bueno para hacer esto, tengo jugadas campañas muy largas, llenas de matanzas y batallas que argumentalmente las puedo resumir en 3 líneas, o lo contrario, una sola misión que necesitaría hojas para resumir el ladrillazo de historia espesa que nos puso el director, y lo mejor es que no lo terminamos.

    Yo personalmente prefiera las partidas con investigación y roleo, pero que tenga algún buen momento de acción en la partida, no obligatoriamente peleas, escapar del castillo del archimago a toda pastilla me da emoción de sobra, por ejemplo. Y como director siempre intento que en mis partidas tenga de todo y que puedas elegir si pasártelo investigando o con la espada por delante, eso sí, las peleas siempre intento poner “algo” para que no sea un simple mata-mata, como descubrir el punto débil del malo, a tal criatura hay que matarla de cierta manera, antes de matarlo tienes que sacarle información…

    • Jun 5, 2013 @ 0:13 am

      Me parece muy interesante lo que propones en el comentario, especialmente porque añades mucha información sobre el punto de vista del jugador (al menos yo me he sentido identificado en mi faceta de jugador con muchas cosas que dices). Coincido en que hay gente que no soporta tan poca acción, y gente que sin acción no sabe jugar, y creo que efectivamente (y como siempre), la virtud está en el término medio, en ser capaz de generar argumentos interesantes quizá con su punto de acción bien llevada. Un saludo y gracias por el comentario Laner!

  • Jun 5, 2013 @ 0:28 am

    Interesantes opiniones. Lo que a la mía respecta pienso que encontrar el justo equilibrio entre la pluma y la espada depende mucho del conocimiento de la psicología de cada jugador. Como director, buscar el verdadero gusto, la chispa que detona la emoción en cada jugador (y en el propio dj) es la llave de entretenidas partidas. Pluma para unos, espada para otros. Que no desborde ni la una ni la otra. Y no hay que olvidar que plumas hay de todos los colores y espadas de muchos filos, algunos prefieren investigar castillos, a otros bosques, unos prefieren ciudades, otros se sienten a gusto en húmedas catacumbas, algunos prefieren matar vampiros y otros enzañarse con un elfo… asi que…Pluma vs Espada… ó mejor dicho Plumas+Espadas.

    Un saludo.

    • Jun 5, 2013 @ 0:41 am

      Me parece una forma estupenda de expresar tu idea, no tengo nada más que añadir que eso, un comentario muy acertado! Saludos!

  • Jun 5, 2013 @ 10:41 am

    Qué buena entrada! 😀 Qué gran tema 🙂 Y qué buenas opiniones se han dado al respecto. Laner y MAX, habéis aportado un montón de matices que considero necesarios. Estoy de acuerdo en que hay “plumas de todos los colores, y espadas de muchos filos”. Creo que ahí está el centro del asunto, porque los matices son los que te ayudan a enriquecer y solucionar esas situaciones que se nos han comentado, como jugadores aburridos o sobrecargados.

    Tal vez el problema es que hay una gran costumbre (y he conocido a bastantes personas que se ajustaban a ella) de, en primer lugar, no representar NADA en el rol (para mí un fiasco), y en segundo lugar, no representar NADA en el combate. Sí. El combate es una situación real, súper intensa, estresante, violenta, importante porque te juegas mínimo la vida, y trepidante. Tiene todos los ingredientes para ser una bomba de diversión, entretenimiento y adrenalina. Pero por desgracia se suele asumir que no es más que un intercambio de espadas, tan soso que roza lo estadístico, hasta que alguien falla en los dados y muere :S Vaya aburrimiento. Alguien ha visto las batallas en braveheart? O leído las escenas de peleas en Game of Thrones? A alguien le pareció algo “sistemático”?? Porque yo pienso que las luchas tienen la capacidad de convertirse en escenas súper ricas, llenas de tensión e improvisación, necesitadas de gran agudeza para ser solucionadas… justamente como Rolero ha dicho que son las escenas de investigación. Por qué no se hacen así normalmente las escenas de combate? Pues no sé, pero creo que nunca o casi nunca he vivido (jugado) una escena de combate que realmente supusiese un reto intelectual. Y me parece que si luchásemos en la realidad, lo sería. Te estás jugando la vida!!! Y si nos preguntasen seguro que diríamos que un combate es más que cuestión de brazo. Pues entonces por qué hacemos que en el rol sea así?? :S Bueno, que me lanzo 🙂 Creo que las escenas de combate pueden ser una maravilla, una auténtica pasada, y la tensión que aportarían si un máster supiese hacer de ellas un reto para el ingenio y la improvisación sería excelente. Del mismo modo que esas escenas de escapar de alguien o de perseguir a alguien, como decía Laner, pueden suponer el mismo tipo de reto sin desenvainar la espada.

    De todos modos, aun si se hiciesen los combates como comento, creo que más de uno o dos por partida resulta excesivo y poco realista… Coincido más en mis gustos con Rolero: la interpretación y la investigación siempre saben a más 🙂

    Muchas gracias por la entrada y por unas opiniones tan interesantes!

    • Jun 5, 2013 @ 13:37 pm

      Muy interesante la perspectiva que planteas, y que de alguna manera estaba “censurada” en mi entrada por ese interés particular que tengo en la interpretación. Pero sí, si pensamos que en el combate nos estamos jugando el tipo, desde luego que deberíamos representarlo con más intensidad, y no permitir que se limite a un “que rueden los dados. No va más. Tú vives y tú mueres”. Prometo tirar de ese hilo en otra entrada, me parece que vale la pena.

      Saludos y gracias por comentar!

    • Laner
      Jun 5, 2013 @ 14:14 pm

      Buen comentario y totalmente de acuerdo contigo, como dice Rolero para mucho directores de juego los combates no es más que hacer rodar los dados, punto, sin recrearlo de forma adecuada, sin tener que usar tu ingenio, sin giros inesperados… no va mas allá de “tiras… le das… x puntos de daño”. ¿Sabes cual es la diferencia entre el primer combate de un rol y el último? El ultimo tiene mejores dados (y te da más puntos), ¿Qué los jugadores ya dominan a los goblins? Pues metes orcos, ¿Qué estos ya no son un desafío? Intercalamos un trol. El problema de los combates es que se usan mucho y apenas se innova, muchas veces no va más allá de una fila de enemigos cada vez más poderosos y malvados. Personalmente creo que el problema es hacer muchas peleas, llega a convertirse en algo cotidiano, y como ya he dicho cualquier cosa que tenga acción es igual de emociónate (o incluso mas) que muchas peleas, y apenas se usan, o no tanto como se debería.

      Y como bien dice MAX, el director de juego tendría que conocer más a sus jugadores y saber sus gustos, cómo motivarlos y encenderlos, como ya he comentado alguna vez muchos directores apenas conocen o se preocupan de sus jugadores, preocupándose solo de contar su historia y de dirigir una partida que al le encantaría y que va acorde a sus gustos, no al de los jugadores.

  • Jun 6, 2013 @ 14:00 pm

    Si hay que definirse, yo soy jugadora (y he sido master) de pluma más que de espada… lo que no es de sorprender siendo que soy licenciada en letras 😛 La interpretación, más aun que la investigación y el devanarse los sesos, aunque eso también me gusta, es lo que a mí me atrajo siempre de los juegos de rol. Creo que se van formando círculos, ya verán ustedes si viciosos o virtuosos, en la forma interés-talento-gratificación. Me explico: A mí siempre me gustó el teatro, actuar (de manera amateur) y de la literatura, cine, etc., los personajes suelen ser lo que más me atrapa. Luego, la interpretación es lo que me en un primer momento le dio más INTERÉS a los juegos de ROL para mí (por algo el nombre, for goodness sake!). Como me gustaba interpretar, lo hacía relativamente bien y partida a partida iba desarrollando mi TALENTO al respecto, de forma más rápida que mi talento investigativo o estadístico. Y por eso obtenía puntos, halagos, risas, enojos, etc., tanto del master como de mis compañeros jugadores, es decir, una GRATIFICACIÓN que revivía mi INTERÉS… bonito, no? Supongo que se dará lo mismo en cualquier dimensión que sea la que a uno más le atraiga.
    De todas maneras, me gusta mucho la batalla como un ingrediente adicional, que como dicen en los comentarios puede (bien narrado e interpretado, como todo) ser extremadamente emocionante. Mi último toreador en Réquiemera un animal social, pero no por ello dejo de recordar con emoción cuando desgarraba a algún enemigo especialmente molesto a punta de cadenazos xD

    • Jun 7, 2013 @ 10:53 am

      Qué forma tan bonita y clara de explicarlo, kami0en0ciel 🙂 Ciertamente, yo comparto esa pasión por los personajes, allí donde estén. Creo que es lo más provechoso del rol. Y estoy muy de acuerdo con todos los comentarios previos, muy enriquecedores. Me gusta especialmente tu visión, Laner, sobre la tensión y situaciones que, estoy de acuerdo, pueden suplir perfectamente la tensión de un combate. Vamos a deponer las armas y divertirnos más! ;D Gracias!

    • Jun 8, 2013 @ 2:11 am

      Estupenda reflexión, y me parece muy acertado lo que comentas sobre la recompensa que supone el hecho de representar y disfrutar y aprender en el camino, durante las partidas y demás. Sin duda un hermoso círculo que se mantiene y genera jugadores de alto nivel! Saludos, y gracias por compartirlo!

    • Jun 12, 2013 @ 0:47 am

      Muy interesante este comentario (lo había pasado por alto no sé por qué!), y no puedo por menos que estar de acuerdo con lo que dices y lo que te responde Lord Galleta. El desarrollo del talento interpretativo de cada uno en el rol es una de las cosas que, para mí, hacen el juego más interesante! Saludos, y gracias por comentar!

  • Jun 18, 2013 @ 23:29 pm

    Mis jugadores son luchadores natos así que tendemos a la batalla sangre vísceras. Mis jugadores son investigadores natos así que tendemos a resolver un misterio que se va desvelando desde el principio de la partida poco a poco con personajes recurrentes y datos que es difícil de encontrar. Son personas con fuertes lazos afectivos y están recorriendo medio mundo para ayudar a una compañera (PNJ a más INRI a la que intente despachar y consiguieron que no lo consiguiera) Además tienden a meterse en minas y lugares insólitos en donde resolver acertijos o les toca enfrentarse a intrincadas trampas. Y cuando lo consiga lo pasarán mal en una casa encantada (sigo sin conseguir los efectos de miedo con ellos). En estos momentos se encuentran inmersos una guerra de bandas criminales y asociados a una de ellas (bastante a disgusto de muchos de ellos porque tienen motivaciones bastantes distintas a la organización) y cada uno haciendo planes con y contra la organización en la que están. Vienen de varios combates, uno de ellos apoteosico en el que se cargaron a un montón de mercenarios y del que tuvieron que salir por patas por los tejados al ponerse la cosa realmente chunga, y otro interesantisimo por la batalla dialéctica que tuvo lugar antes de que se produjera (realmente machacaron verbalmente a mi personaje y luego de forma más literal cuando perdió este los nervios). Después de estas luchas se han embarcado a descubrir ciertos asesinatos colaborando con la guardia (de la que desconfían de que esta comprada) Son personajes que han ganado gran prestigio y grandes amigos en otras tierras y que lo han perdido todo por haber cometido un error (en concreto a uno le dio por asesinar a un noble). Me tiro sesiones enteras matando monstruos y pasamos a una donde me la paso escuchando como discuten hacia donde ir, si hacía un lugar con dinero o hacía donde pueden encontrar a un tío que están buscando. Ciertamente no entiendo que exista una disyuntiva, interpretación hay en todo y mis jugadores recuerdan con igual emoción la vez que me desmontaron una trama sobre un hombre lobo que cuando acabaron con él y creo que no hay una discontinuidad entre la vez que se infiltraron en una fortaleza enemiga y a base de combates fueron avanzando (usando las propias defensas del castillo contra los defensores entre otras derramando el aceite hirviendo encima de ellos) y ,cuando fueron arrinconados, uno que había quedado aislado se disfrazara de general y a base de pura interpretación no solo salvara a sus compañeros sino que rindiera la fortaleza entera al ejercito sitiador. Lugares interesantes, buenas descripciones y una buena historia, creo que decantarse por investigación y delegar cualquier otro aspecto como una categoría inferior o como algo que se hace cuando no se tiene tiempo no hace otra cosa que empobrecer la historia. Describe una taberna con grandes estatuas y tiraselas encima cuando se arme la bronca, ponles barriles cerca de una escalera en un puerto, ponles a luchar en un barco a merced de una tormenta o sobre un suelo podrido, decide que baldosa está rota y que hay en el piso inferior, déjales grandes arañas en el techo del gran salón, hazlos sufrir con fuerzas abrumadoras y sentirse dioses machacando alimañas para luego volverlos a poner en su sitio con un solo hombre muy superior a ellos, atácalos durmiendo, atácalos comiendo, haz que un espadachín se burle de ellos “cuidado moviendo el arma así podrías hacer daño a alguien… incluso a mi”, hazles las situaciones lo suficientemente difíciles y lo suficientemente llenas de posibilidades que puedan pasar del combate simple y llano a una acción EPICA que cierre el asunto de un plumazo, prepárate los combates y el escenario del combate con el mismo tiempo y ahínco que preparas las tramas, es posible que te descubras disfrutando de ellos mucho más de lo que pudieras haber pensado. Los aventureros están para vivir aventuras y cuanto más variadas sean mejor, un jugador que no sepa que puede ocurrir en la siguiente sesión; si va a tener que luchar a brazo partido en esa fiesta de etiqueta (donde “por supuesto” nadie llevará armas) ; si van a tener que meterse por los traicioneros subterráneos; o si van a tener la posibilidad de meterse entre las enaguas de una joven dama (y salir huyendo desnudos de su armado y recientemente cornudo marido) es un jugador atrapado en la partida. Humildemente creo que el Rol tiene que ser algo fresco, tiene que abrumar a los jugadores en un despliegue ensordecedor de maravillas que lo haga esforzarse en todas sus facetas, no entiendo que el combate sea relegado a solo tiradas de dados, algo que se hace cuando “NO SE INTERPRETA” o “NO SE TIENE MUCHO TIEMPO PARA PREPARAR ALGO DE HISTORIA” creo que todas las facetas de la partida tienen que cuidarse, mejorarse y disfrutarse y que no hacerlo es pintar tu historia con un color menos. ¿Que es mejor la intriga o el combate? Personalmente y como dice mi abuela “mira tengo diez ¿que dedo me corto que no me duela?”

    • Jun 19, 2013 @ 10:46 am

      Veo que planteas un formato en el que el combate y la interpretación forman parte de un todo, y lo comparto. De hecho, la dificultad radica quizás en entender que el combate tiene que ir un poco más allá, y no reducirse a lo que muy bien calificas como hacer rodar dados y ya está. Estoy muy de acuerdo con lo que ilustras como comentario, me parece muy acertado y te agradezco que lo hayas compartido. Saludos!

Déjanos un comentario

Debes haber entrado a tu cuenta para comentar.

Buscar artículos

Artículos de Rol más Leídos

Google+

Destacado del Blog Personal