El trol en la comunidad rolera

May
10

El trol en la comunidad rolera

Últimamente divido el mundo de forma bastante radical, algo que por extensión también afecta a mi visión del rol: los que me suman y los que me restan, los que crean y los que no, los que difunden y apoyan el rol y los que simplemente lo destruyen. El otro día en una entrevista me preguntaban muchas cosas sobre mi forma de pensar, y dándole vueltas después llegué a querer escribir este artículo sobre los troles, seres destructivos que acechan en Internet. No sé si estas ideas podrían extrapolarse a otros campos, pero quisiera centrarme en lo que he aprendido de estas divertidas criaturas en mis viajes por la rolesfera.

luchando contra el trol

En primer lugar, creo que es importante señalar que aunque soy afortunado porque los troles pasan bastante de mí, realmente existen en nuestra comunidad: hasta podría describirlos como una página del bestiario de un juego de rol. Como algo putrefacto resulta sencillo identificarlo: con un vistazo los/las detectas, especialmente porque tienden a contaminar su entorno y así agruparse para retroalimentarse en un burdo intento por dotar de más base su opinión. Tienen poca confianza en sí mismos, y por eso ni siquiera se dan cuenta de que si fuesen constructivos se les escucharía más. Como buitres sobrevuelan nuestra comunidad, esperando un poco de carroña para saciar su apetito: viven de la discusión negativa, de la crítica destructiva, del victimismo y de cebarse con el que apenas puede defenderse, o de hacer leña del árbol caído. Son extraordinariamente oportunistas, como esas bacterias que proliferan cuando las defensas están bajas para hacernos caer enfermos. Arribistas por naturaleza, a veces actúan como si fueran uno más del grupo, operando desde las sombras donde se creen a salvo de la penetrante mirada de los que aman esta afición de corazón. También se identifican por sólo tener palabras para lo malo, pero nunca recordar lo bueno: hablarán de tus fracasos, pero jamás de tus victorias. De hecho es posible que ni siquiera hablen de ti hasta que te equivoques (porque eso te hace vulnerable, y recordemos que eso atrae su interés). Llevan muy mal la crítica, especialmente si se trata de sus proyectos personales, y de hecho los más dados a hablar suelen ser los que menos veremos emprender. Son indestructibles si se utilizan armas como la dialéctica o el conocimiento objetivo en un debate, pero extremadamente vulnerables a la empatía y el afecto. Hay quien usa mucho esa expresión de “no alimentes al trol”, pero desde mi punto de vista eso es un acto de irresponsabilidad, porque es el equivalente a ver que la mala hierba crece en el jardín de tu vecino y no ofrecerte a echar una mano para erradicarla. Basta con una palabra amable, con una sonrisa impertérrita y un encogimiento de hombros ante su actitud para que se vengan abajo. Y si les tiendes la mano con la condición de que la depongan, o desaparecen por completo huyendo a otros entornos más inflamables, o se quitan el peso de la frustración de encima y se vuelven fieles seguidores de tu causa. Son como trols conversos, aunque nunca he visto que abandonen por completo su antigua fe, y es posible que vuelvan a coger sus antorchas para quemar alguna que otra cosa si uno se despista, porque su naturaleza es así. Quizá por esto que comento tienden a pasar de mí: porque contemplo la vida con gesto amable, y aunque también hay cosas que me afectan, suelo pasar los días centrándome en las buenas gentes, en la parte constructiva de la comunidad. No quiere decir que los huidizos trols puedan escapar a mi mirada, porque como digo al final se aprende a identificarlos. Pero prefiero buscar el lado positivo de la comunidad rolera, no sólo porque es el más grande sino sobre todo por que eso es lo que me hace feliz y me anima a trabajar.

Así recibimos en Rolero a los trols. Se merecen una oportunidad :)

Así recibimos en Rolero a los trols que deponen su actitud y deciden aportar. Me encanta el buen rollo 🙂

Y si bien el carácter trol es contagioso, el espíritu de emprender y construir lo es más, porque en mi opinión esa es nuestra verdadera naturaleza: a todos nos gusta aportar ideas, que se nos escuche, que haya sitio para nuestra forma de pensar. A veces pienso que los troles quizá son parias rechazados por el gran grupo, y en ese momento es cuando más ganas de echarles un cable tengo, quizá por deformación profesional. Quisiera resaltar la importancia de esta idea clave: si nos centramos en el lado positivo de las cosas, si promovemos la tolerancia, si aceptamos siempre un par de manos más dispuestas a trabajar, entonces otro gallo cantaría en la comunidad rolera. ¿Y si entrásemos a cada debate sobre nuestra afición dispuestos a estar equivocados? ¿Y si no hubiese necesidad de quedarnos con la razón? ¿Y si pensásemos que ese autor que busca abrirse paso con su idea podría ser el próximo creador que llenase de felicidad nuestras mesas? ¿Y si en vez de amiguismos y políticas de corrillo estuviésemos dispuestos a apoyar el rol venga de donde venga? Qué buenos tiempos serían. Me gusta tanto la idea que hasta hice un vídeo sobre eso. Cada día un poco más grandes, cada día un poco más fuertes, cada día uno más en la familia pero nunca cambiando lo que somos en realidad. Habrá quien diga que no puede llegarse a eso y que es una utopía porque siempre habrá malos rollos: lo que hay en realidad es una manada de troles por ahí suelta que entre todos debemos identificar y contrarrestar. Que depongan su actitud destructiva, o que se vayan. No hay que llegar a ningún lugar, porque ya estamos allí: sólo hace falta darse cuenta y arrimar el hombro. En ese lado siempre hay sitio para uno más. ¿Te apuntas?

Si te gustan mis artículos puedes apoyar mi campaña en Patreon para que pueda seguir escribiendo, ¡muchas gracias!

Sobre Rolero

Desde el año 2010 comencé a desarrollar Rolero, un proyecto desde la comunidad para la comunidad. Digamos que soy otro aficionado más a jugar, crear, grabar y escribir rol :) Pues apoyar mi trabajo en http://www.patreon.com/rolero

9 comentarios

  • May 10, 2015 @ 12:12 pm

    Me hace gracia como generalizas a los trolls y el gran desconocimiento que se ve desde fuera, siempre tendemos a menospreciar todo aquello que desconocemos o nos molesta. Te sorprendería conocer a muchas de estas personas…

    Yo he sido un flammer y te voy a contar mi visión, para empezar te diré que hay varios tipos de troll, como de entusiastas o de cualquier otra actitud frente a la vida, dado que esto no es el tipo de persona que tu retratas, sino una manera de afrontar la vida(el que describes es uno de los que existe, pero es básicamente, el que te puede consolar)

    El trolleo es una forma de crítica, cuando se difiere en algo, hay gente que se da la vuelta, otra que estalla en cólera, otra que se deja llevar, otros que intentan manipular por detrás… el troll es el que da la cara y expone sus diferencias, el problema es que lo suele decir con socarronería, no directamente, porque así es como se saca de quicio al otro y cuando alguien pierde los papeles, los planteamientos iniciales, pierden peso, que realmente es tu fin, a mí no hay nada que me guste más, que me rebatan mi punto de vista con algo coherente, hasta tal punto que he llegado a cambiar de opinión. Y si ya no soy un troll, no es porque no haya cosas que no me gusten, sino porque las cosas que no dejo de emprender, no me dejan tiempo ya para ello

    Resumiendo, es complicado generalizar y más de algo que se desconoce, tírate en parapente para poder criticar a los que lo practican, sólo viviendo las cosas desde dentro, podemos llegar a conocerlas y ese es el único momento en el que podemos tomarnos la licencia de criticar(con sentido)

    • May 10, 2015 @ 13:34 pm

      Bueno, hay algunas cosas interesantes sobre tu comentario. La primera es que asumes que generalizo y estoy categorizando tipos de trol en mi entrada (o mejor dicho, no haciéndolo), cuando lo que digo es que voy a hablar de mi experiencia sobre los trols dentro de la comunidad rolera: que hay más tipos desde luego que es una cosa que no te quito, de hecho en ningún momento señalo que lo que yo digo sea el único trol que hay, esa es una asunción que has hecho tú como lector, no creo que sea justo que me la atribuyas a mí, aunque me parece bien que lo destaques en el comentario para otras personas que lo lean después. Así construimos entre todos 🙂 Por otra parte, no sé si te has planteado que a lo mejor yo soy el rey trol y tengo un pasado del estilo, o que sí he podido conocer a muchos trols en mi vida (incluso personalmente), por poner dos ejemplos en los que creo que merezco el beneficio de la duda. Si tienes eso en cuenta a lo mejor al decir que el gran desconocimiento que se ve desde fuera no sería algo que se me aplicaría. Y digo a lo mejor porque en la entrada tampoco he dicho si soy o dejo de ser trol o si he conocido o dejado de conocer (porque no iba de eso), por lo que siguiendo tu propio razonamiento tú mismo no me conoces lo suficiente como para hacer esa generalización sobre mí, por lo que supongo que estarás de acuerdo conmigo en que tu comentario va por caminos que ignoras (en lo que a mi persona respecta), y por tanto tampoco deberías tomarte la licencia de criticar(me). Digo yo, que igual estoy equivocado :DD Por lo demás interesante leer la perspectiva de alguien que ha sido un flammer, me parece que enriquece mucho el post. ¡Un saludo y gracias por pasarte!

  • efren
    May 10, 2015 @ 17:19 pm

    Hola! Un artículo muy interesante, y estoy muy de acuerdo. Me encanta esa gran positividad que se percibe en el texto ^^ Claro que sí! Gracias!

  • Juan Tîlmöst
    May 11, 2015 @ 14:15 pm

    Muy bueno, con una reivindicación de fondo que sería ideal que terminase por imponerse.

    Saca al trol al sol: se convertira en piedra y se quedará para siempre en ese punto del camino mientras tú sigues hacia tu avanzando.

  • Gastón
    Jun 2, 2015 @ 17:11 pm

    Disfruté mucho tu artículo, estimado Rolero. Muy interesante y enérgico, Me gusta mucho eso que decís sobre el lugar para la escucha y la comprensión de algunos trols, que en el fondo son quienes más quieren ser oídos. En el rol (y en la vida en general, pero me limito sólo al rol :D) lo he experimentado repetidas veces y soy de la misma escuela de contrarrestarlo con buena energía y diálogo. En vez de alejarnos intentar construir un puente donde quien trolea vea que lo real que tiene para aportar de verdad nos interesa tanto a mí como al resto de la mesa. Y en ese caso retribuir de forma narrativa a la intención de expresarse mediante el juego. A fin de cuentas si el trol se empeña por seguir aquí cerca aunque los demás no nos comportemos así es porque quiere ser parte de esto que construimos, y hay que darle una mano.
    Como siempre un placer.
    ¡Saludos y gracias!

Déjanos un comentario

Debes haber entrado a tu cuenta para comentar.

Buscar artículos

Artículos de Rol más Leídos

Google+

Destacado del Blog Personal