El alma del rol - Rolero

Jun
25

El alma del rol

Alma del rolArtículo bajo mecenazgo de Van Eastwood

Uno de los mecenas de esta web, amigo y compañero de partidas de toda la vida, me pidió que escribiese un artículo muy especial. La verdad es que estuve dándole vueltas al asunto durante bastante tiempo (precisamente porque el título de la entrada ya da una idea de lo abstracta que era su propuesta), y no fue hasta hoy cuando se me ocurrió una forma de hacer justicia al mismo.

Hace unos días estaba reflexionando sobre lo que me parece más importante en un jugador de rol (independientemente de que sea director de juego). Lo cierto es que la pregunta, si todo tiene que reducirse a una cosa, no me resultó tan fácil de responder. Ya he hablado de lo que considero un buen director de juego, y aunque no he hecho lo mismo con los jugadores en general, me gustaría centrar un poco la atención sobre esa cuestión tan específica. Creo que jugar al rol es, ante todo, algo para lo que hace falta actitud. Esto alcanza una profundidad inimaginable a lo largo de la vida del rolero de siempre, y me gustaría exponer un poco mi respuesta, a modo de Memorias de un Rolero que ha pasado por muchas de esas etapas, para explicar en cuántas dimensiones esto es cierto, y por qué elijo ese contenido para tan importante propuesta.

Empezar a jugar a juegos de rol no es fácil. Hay muchos manuales, muchos prejuicios y, sobre todo, muchas cosas desconocidas que te llevan a pertenecer a la categoría de “friki” (algo que, a diferencia de ahora, en su momento no estaba tan en boga). Hoy por hoy Internet lo pone muy pero que muy fácil a la hora de conseguir información, pero desde luego en las primeras etapas de juego de cualquier persona que se quiera iniciar en esto del rol, hay mucho que descubrir, y puede ser una tarea que se antoje titánica. La actitud se transforma en interés en ese contexto, porque no resulta sencillo leerse un manual, interiorizar la información o meterte en la piel de un personaje por primera vez, quizá delante de gente que es mucho más experimentada y que puede llegar a intimidar.

Después pasa un tiempo, y esa actitud se va reforzando gracias a que descubres todas las maravillas que el rol tiene que ofrecer. Aún así es fácil quedarse estancado, no querer ir más allá de tu juego de siempre o pensar que ya lo sabes todo sobre cómo jugar o dirigir juegos de rol, y es entonces cuando una vez más tu actitud se transforma y se convierte en humildad. Sentarse en una mesa de juego con gente que sabe menos que tú y tener ganas de transmitir a los demás tus conocimientos, pero también estar contento por descubrir lo que otros puedan aportarte es esencial, aunque hay más cosas que meter en ese apartado. Es muy difícil afrontar una partida y mantener siempre un pensamiento positivo hacia tus compañeros, independientemente de cómo estén evolucionando las cosas, y creo que en ese sentido el rol es también un gran ejercicio de amistad o, como mínimo, de generosidad y capacidad para cooperar.

Los años van pasando, y la vida empieza a dificultar que puedas jugar tanto como te gustaría. Incluso cuando Google nos ofrece sus maravillosos Hangouts, las tardes en las que el tiempo no era sino algo que dejar correr sin miramientos dan paso a horarios más ajustados, jugadores que se retiran, y otros que viven en un eterno quiero y no puedo. Cuando eso sucede, la actitud pasa a ser capacidad de adaptación, para que uno pueda comprender que vivir en la época de “cualquier tiempo pasado fue mejor” no tiene sentido, y que es hora de probar cosas nuevas, que te ayuden a mantener el contacto con ese hobby que tanto te gustaba pero que, ahora que te paras a pensarlo, ha ido quedando más y más relegado al rincón de lo anecdótico… ¿cómo pudo pasarte, si a ti te encantaba el rol? A veces es difícil encontrar ratos libres para los juegos de rol porque, a diferencia de otras aficiones, suele requerir bastante tiempo y hay poca gente que vaya a comprender que quieras dedicar momentos de ocio “a eso”. A pesar de lo que pueda parecer, lo que digo en este párrafo se ha llevado por delante a grandes jugadores con los que tuve el placer de jugar.

Algunos jugadores, esos que tienen la cabeza llena de ideas (o que simplemente tienen un cierto afán autodestructivo) se lanzan a crear un juego de rol cuando creen que están preparados para ello. Dedican años de su vida a trabajar, a pensar y repensar, para generar algo con lo que igual sólo acaban divirtiéndose un puñado de personas y que, en el mejor de los casos, puede llegar a hacerse con un trocito del inmenso negocio del ocio. En ese momento la actitud se torna ilusión por aportar algo bueno extraído desde las profundidades de tu imaginación, sin importar el coste. Quizá porque empiezo a entender un poco todo lo que ello significa me resulta imposible hacer una crítica de esas destructivas que se ven a veces de algún juego, porque creo que es algo brillante, demasiado valioso y complejo como para ensombrecer un ápice su esencia.

Los menos alcanzan una etapa en la que yo estoy ahora, que es la de abrir tu propio espacio en Internet (y es una pena, porque a mí me encantaría que cada jugador tuviese su propio blog). Uno puede pensar que hay un cierto hedonismo en el hecho de crearte un blog o un canal y empezar a predicar tus ideas sobre rol, y sin embargo cuando echo la vista atrás y veo los pequeños pasos que he ido dando hacia un lugar incierto, más descubro que la curiosidad es, en este caso, la actitud. Querer saber qué piensan otros, esperar conocer más cosas, tratar de aprender de lo que otros dicen de una cosa sobre la que tú tenías una opinión muy clara. Considero que tanto los que escribimos blogs como los que participamos en ellos somos unos eternos buscadores de esa chispa que surge en la mesa cuando el director de juego ordena sus papeles y empieza a narrar. He descubierto que cuando más me adentro en este camino virtual, más cosas interesantes encuentro. En ese sentido, creo que Internet es al rol lo que el viajar a las personas. Así de poderoso.

En resumidas cuentas, creo que el alma del rol, lo que de verdad lo mueve y lo convierte en lo es, son todas esas dimensiones de la actitud que cualquiera de vosotros y vosotras posee. Algunos todavía estarán empezando a conocer todo esto de lo que hablo, y otros ya habréis llegado mucho más lejos que yo, y espero que en mi humildad me miréis con la misma mezcla de bondad y envidia que la que yo siento cuando veo a una persona a punto de leer un libro maravilloso, de esos que te cambian la vida: la envidias porque te gustaría ser ella para poder volver a descubrirlo y, al tiempo, te maravilla la neutralidad con la que aborda una lectura que sabes que cambiará su existencia. Todo ello se mezcla y toma una forma abstracta, que se cuela en nuestras mentes cuando no estamos mirando, y un día se convierte en ese pequeño trozo del alma del rol que a todos y todas nos pertenece.

Sobre Rolero

Desde el año 2010 comencé a desarrollar Rolero, un proyecto desde la comunidad para la comunidad. Digamos que soy otro aficionado más a jugar, crear, grabar y escribir rol :) Pues apoyar mi trabajo en http://www.patreon.com/rolero

18 comentarios

  • Jun 25, 2013 @ 23:59 pm

    Claro que el rol tiene alma, tanto como uno le ponga en su dedicacion y mis amigos, que juegan hace mas tiempo que yo estan en proceso de creear un sistema de juego

  • Jun 26, 2013 @ 4:17 am

    Comparto varias de las impresiones que se explayan aquí. La verdad que después de haber jugado o haber sido rolero por 10 años (contando un impas de 3 años). Con algunas incursiones en el mastereo, uno aprende por la mera experiencia a adaptarse a las preferencias del grupo de jugadores y a discernir por tal o cual camino transitar. Decir que el juego de rol tiene una sola dirección es negar una de sus mayores virtudes.

    A veces lo mas difícil de conllevar es durante la fase en la que los horarios se ajustan y se pierden jugadores entrañables: Eso al jugador veterano le termina ocurriendo si o si. Puede ocurrir el caso contrario, como lo he visto con varios conocidos que transforman el juego en la excusa para tener una reunión con amigos, en mi opinión tomarlo así como así. Lo cual le quita cierto encanto, ya que lo transforma en algo rutinario.

    Pero en si lo mejor que siempre tendrá el juego de rol, como actividad social, es brindar la posibilidad de explotar la imaginación y con ello construir una buena historia. A base del aporte del director y de los jugadores.

    • Jun 26, 2013 @ 9:52 am

      Coincido totalmente con lo que dices, salvo en una cosa, yo creo que no es algo que necesariamente tiene que suceder, sino que sucederá si no hacemos nada por evitarlo! Lo que pienso es que tal vez podamos reconducir los juegos de rol hacia algo que nos podamos permitir a nivel de tiempo, o por Internet, o quizá enfocándolos de otra manera. Me ha gustado especialmente tu última frase, creo que es muy cierta. Saludos, y gracias por comentar 🙂

  • Jun 26, 2013 @ 6:23 am

    Buenas,

    Muy bueno como siempre y muy sentido, lo cual se agradece. Yo acabo de crear mi propio blog, así que debo estar en la Fase Rolero de la que hablas, je, je…

    Tengo que decir que tu Blog y tu Vlog ha sido la inspiración para el mío. Aquí te dejo el link http://complejodemaster.blogspot.com.es/

    Por cierto, ¿qué tal una entrada sobre los blogs, vlogs, páginas, etc. que sigues o te gustan del panorama español del hobby? Creo que estaría bien estar todos interconectados e ir creando una mini comunidad.

    Pues nada, muchas gracias y un saludo.

    • Jun 26, 2013 @ 9:58 am

      Me alegro de que te haya gustado, y la verdad es un lujo que digas que te han servido de inspiración, me hace mucha ilusión escucharlo 🙂

      Pues fíjate, una de mis ideas para el futuro cercano es recopilar todos los enlaces que considero interesantes, y juntarlos en su propia sección de mi blog, algo que servirá para aportar mi granito de arena y darles visibilidad, y también crear un directorio en el que estarán los mejores para mí. De todos modos sí podría hacer una entrada sobre mis impresiones al respecto, muchas gracias por la idea!

      Saludos y gracias por comentar 😉

  • Van Eastwood
    Jun 26, 2013 @ 10:07 am

    Como mecenas de este artículo, y uno de esos tantos jugadores que han ido cayendo con el paso de los años, debo decir, que le doy toda la razón al anfitrión. Para quienes hemos crecido azuzados por el generoso aprendizaje que puedo ofrecer la actividad de rolear, somos muy conscientes de que, cada personaje, cada sesión, ha configurado una pequeña parte de nuestra personalidad. Es una pieza de imaginación que se transforma en experiencia virtual y pasa a formar filas de nuestras experiencias vitales, de alguna u otra manera. A veces, dejar atrás el rol supone perderse todo este aprendizaje. Y aún así, conscientemente, cesamos en nuestra actividad, o al menos, disminuimos la frecuencia con la que jugamos.

    Gracias por el artículo y mi enhorabuena por el artículo, rolero.

    Si es que lo puedo, re-dedicar, va para todos los roleros que mantienen su actitud viva.

    Nos vemos en la tierra del rol en unos días 😉

    • Jun 26, 2013 @ 12:04 pm

      Me alegro de que te haya gustado, yo creo que parte de la cuestión radica en seguir aportando cosas al mundo del rol, pero no sólo desde el punto de vista de jugar! En todo caso me alegro de que lo veas de forma tan positiva, y gracias por apoyar el blog 🙂

  • Jun 26, 2013 @ 15:57 pm

    Maravilloso articulo, sin duda estoy de acuerdo en que hace falta buena actitud, pero creo que eso es comenzar el camino desde la mitad. El alma del rol empieza en la “historia” pues es su naturaleza esencial, una historia contada entre todos, Y en el amor de los jugadores por la misma (comenzando desde el propio personaje y lo que podría hacer) es donde radica la fuerza para vencer todas las dificultades que muy bien has descrito. Creo que lo que se necesita en un jugador de Rol es tener alma de niño, de aventurero, de cuentacuentos es decir, disfrutar del cuento o del juego. Cuando uno empieza a desear que su personaje sea fuerte (o un ligón, un genio, un ladrón o un largo etc) se ve obligado a meterse en las reglas para saber como conseguirlo y este repercute en que empieza a descubrir realmente cuan difícil es que su personaje consiga las cosas de un modo (como tengo mucho saltar con más de 1 lo consigo) lo cual lleva a que sus decisiones sean más lógicas y sus victorias difíciles se disfruten más; esto hace que se disfrute más de la partida.
    Aquí hay que hacer un inciso, el Rol se disfruta mucho pero tienes que invertir antes de sacar, desde hacer la ficha para jugar la primera vez (cuanto más detalles de tu personaje tengas al inicio, cuanto mas te hayas currado el equipo inicial, mejor pensado sus habilidades y personalidad, más complejo y divertido será más tarde cuando lo interpretes) hasta la preparación de una sesión completa por parte del máster (igual cuanto mas y mejor esté más disfrutaran los jugadores y el máster y más tiempo necesita previamente). Con la edad empieza a costar más pagar el coste que requiere, los jugadores encuentran novias y se casan, entran al mundo laboral, tienen críos, el tiempo con que cuentan es menor y uno está más cansado pero ese no es un problema del Rol el problema está en que a una edad la gente pasa de vivir a sobrevivir. El Rol pasa a ser algo no propio de la edad que se tiene (pero no solo el Rol, pintar, tomar café con los amigos, viajar, jugar a cualquier cosa, leer, montar en bicicleta, senderismo) es mas cómodo ver la tele que calentarse la cabeza en que hacer hoy o mañana, el niño que ama las historias y las aventuras se ve relegado al olvido por la rutina diaria, no hay tiempo para eso, hay cosas “más importantes” que “perder el tiempo con los amigos”, o simplemente sientes que necesitas una razón para organizar algo en casa con tus amigos o te cansas de lo difícil que es quedar porque nadie puede nunca.
    Algunos pegan la palmada en la mesa y deciden luchar, crean de su afición una vocación o simplemente intentan mantener esa chispa soñadora viva negándose a abandonarla. Otros relegan eso a cuando tengan tiempo.

    Bueno energía, curiosidad, amistad, imaginación, adaptación… si tuviera que describir a un niño creo que usaría precisamente esas cualidades, el rol es en esencia ese juego de indios y vaqueros, polis y cacos o tenderos (o power rangers, himan, monstergirls o “ponga aquí dibujo que se vea actualmente”) que jugábamos en la infancia pero pasado al papel y lápiz (siempre que no sea en vivo en cuyo caso se parece aún más). En este contexto un jugador de Rol es alguien que aprende a madurar sin envejecer.

    Resumiendo, la esencia del rol es la aventura o la historia, pues es aquello que atrae, es el lugar donde poder seguir soñando y donde eres el dueño de la historia. Para ello el jugador de rol tiene que mantener la ilusión de soñar. Y ahora sí, para mantener esa llama viva debe alimentar todas esas aptitudes que has descrito pues el tiempo suelen hacer que las olvidemos.

    PD: Creo que esa forma de actuar que has descrito, frente a la vida, es la que hace a la gente grande ( me rindo no se como decir eso sin parecer que te hago la pelota descaradamente así que lo dejo como está)

    • Jun 26, 2013 @ 23:09 pm

      Espectacular comentario. La verdad es que a veces me quedo impresionado de ver las cosas que la gente que se pasa por aquí añade a mis entradas, y creo que tu aportación es excepcional. La verdad es que la reflexión sobre cómo vivimos la vida subyace en ella. Pienso que debe ser duro sentirse dentro de una dinámica como esa, y aunque yo no tengo hijos ni ando tan ocupado aunque trabaje, lo cierto es que para mí el rol se ha convertido, simplemente, en una afición a la que elijo dedicar más tiempo. Creo que si muchos jugadores de esos que andan “desconectados” volviesen a dar una oportunidad a las redes sociales de rol, partidas online y blogs, revitalizarían muchísimo su espíritu de niño 🙂 Saludos, y muchas gracias por tu comentario!

  • Jun 26, 2013 @ 19:34 pm

    La creación de un juego de rol (o de un blog, o cualquier cosa que requiera de un esfuerzo creativo) sí que requiere una cierta dosis de capacidad de aguante (que no masoquismo… bueno… igual un poco de eso también).
    Yo lo veo como una búsqueda.
    Búsqueda de gente que comparta tus aficiones o tu visión sobre ellas. Gente con la que charlar sobre aquello que te apasiona. A la que enseñar y de la que aprender.
    Búsqueda de crear tu pequeña comunidad. Ese espacio al que te apetece volver siempre. Donde se encuentran aquellos con quienes quieres reencontrarte. Con esa gente que, por azares del destino, vive lejos de ti pero con los que internet te permite mantener el contacto.
    Gente que, sabes, tiene que estar “por ahí” y que confías que encontrarán el camino hasta donde te encuentras, al igual que tú encontraste el camino hacia otros lugares similares… pero nunca iguales.

    • Jun 26, 2013 @ 23:12 pm

      Sí, sin duda crear un juego de rol tiene mucho de búsqueda, y no siempre es fácil encontrar la capacidad para soportar todas las dificultades. Con todo, coincido en que jugar al rol con los amigos o con las personas importantes para ti es siempre algo bonito (por ejemplo, yo de cuando en cuando puedo volver a juntarme en la mesa “con los de siempre”, pase el tiempo que pase, lo que es fantástico). Saludos, y gracias por comentar 🙂

  • Laner
    Jun 26, 2013 @ 23:49 pm

    Coincido totalmente en todo lo escrito, gran articulo.

    Recuerdo mis primeros temblorosos pasos en las tierras del rol, el aprender a cooperar y confiar en tus compañeros, la sorpresa al descubrir que me gustaba más (mucho mas) crearme un personaje profundo y con personalidad que un súper guerrero que mataba todo, empezar a apreciar las grandes historias y personajes que creaba mi máster y apreciarlo mucho más cuando empecé a dirigir mis propias partidas (y descubrir que no era moco de pavo)

    El rol desarrollo mi imaginación, me hizo reflexionar sobre muchas cosas (a uno de mis directores le encantaban las partidas sicológicas) mis gustos se agrandaron y con ellas mis fronteras, jugar a rol me marco y puedo decir que he visto a mucha gente cambiar para bien después de empezar a jugar a rol.

    Amigos, horas de diversión, recuerdos y muchas cosas más me ha traído el rol, cualquiera que allá jugado lo suficiente a rol puede decir sin ninguna duda que el rol tiene alma. Y el que dice que jugar a rol no le ha traído nada… es que ha sacado pifia.

    Un saludo

    • Jun 27, 2013 @ 10:05 am

      Yo también creo que los juegos de rol tienen un impacto muy positivo en la vida de las personas, creo que eso es algo que nadie puede dudar. Sin duda es un hobby que aporta mucha diversión, y me parece especialmente acertado el ejemplo que pones de la pifia 😀 Saludos!

  • Paco Lorenzo
    Jun 27, 2013 @ 10:03 am

    Artículos como este hacen que me reafirme en que no equivocaba cuando a pesar de que familiares y conocidos se tomaban a mofa y burla el tiempo que empleaba en los juegos de guerra, y más tarde al ROL (con mayúsculas), yo seguía insistiendo en que descubrí en ésta afición unas experiencias que me han servido y me sirven para mi trabajo. Trabajo de cara al público y tengo casi en el 99% de mi tiempo que ponerme en el lugar del que tengo al otro lado del mostrador, teléfono, o pantalla del ordenador y tengo que afirmar que el hecho de haber tenido que interpretar a personajes de toda índole y entender como se comportarían en la realidad hace que comprenda mejor a los demás.

    ¡Muy bien artículo si señor!

    • Jun 27, 2013 @ 10:06 am

      Desde luego que es así, el rol al final no deja de ser en gran medida lo que has expuesto, y la empatía juega un gran papel en ello. Saludos, gracias por comentar y por la valoración positiva 🙂

Déjanos un comentario

Debes haber entrado a tu cuenta para comentar.

Buscar artículos

Artículos de Rol más Leídos

Google+

Destacado del Blog Personal