Cómo utilizar la música en partidas de rol - Rolero

Dic
30

Cómo utilizar la música en partidas de rol

MúsicaNunca os había hablado de cómo utilizar este recurso, o más bien de mi experiencia con él. Para empezar, me gustaría deciros que, como a la mayoría de la gente, me encanta escuchar e interpretar música, por lo que en mis partidas de rol suele tener una importancia capital. Escribo la mayoría de los artículos de este blog inspirado por canciones de diferentes estilos, desde épicas bandas sonoras hasta extraños grupos de música experimental de ambiente, y tengo la sensación de que en líneas generales los ambientes musicales de una partida, si son trabajados adecuadamente, pueden aportar tanto como la banda sonora a una buena película. Pero vamos por partes.

Si tuviese que dar un consejo a la gente que quiere profundizar un poco en esto de la música en las partidas de rol, sería el siguiente: si no la tienes controlada, mejor no la utilices. Opino que si bien hay muchos recursos que vale la pena improvisar, la música es un poco más difícil de manejar si no se ha dedicado un rato a analizar e imaginar lo que se quiere reproducir durante las escenas de la partida, por lo que desaconsejo recurrir a ella de manera desorganizada. Dicho esto, desde mi punto de vista, hay unas cuantas grandes formas de utilizar la música en una partida:

  • Para realzar momentos de inflexión: ya sea la entrada de un personaje importante, el cierre de cada capítulo, o la consecución de un objetivo, la música cobra mucha fuerza si se emplea de forma casi exclusiva para reforzar la emoción de un instante. Un ejemplo de ello sería indicar a los jugadores el final de una sesión durante una larga campaña a través de la misma canción, realzando un cliffhanger.
  • Para amenizar las secuencias: en ocasiones los personajes invierten ratos bastante largos en una escena en la que no está sucediendo nada relevante para la trama principal (por ejemplo, una secuencia en una taberna, o una charla bajo las estrellas alrededor de un fuego de campamento). En dichas situaciones, una buena música de ambiente, sin demasiado protagonismo, va como anillo al dedo.
  • Para potenciar sentimientos: todos comprendemos la diferencia cuando, en un vídeo con fotos de nuestros grandes momentos del último año, se utiliza una música más melancólica (sentimiento más nostálgico), frente a una melodía mucho más festiva (sentimiento más alegre). En esa misma línea, utilizar música para modificar los sentimientos de los jugadores puede ser una gran alternativa, y bastará con tener una pequeña selección a la que recurrir en función de la situación (no es lo mismo que nuestro personaje muera en batalla, que que muera con una música épica de fondo).
dragon

¿Un encuentro entre viejos amigos o un combate a muerte? Tu música decide 🙂

Aunque hay una gran diversidad de situaciones en las que la música puede tener cabida (y que no se incluyen en el listado anterior), con esas opciones ya podemos obtener fantásticos resultados pero, ¿qué debo tener en cuenta a la hora de elegir la música? Esta pregunta, que es además el error más común que he cometido y he visto cometer en el pasado a diferentes directores de juego, tiene una respuesta relativamente fácil. Para mí, hay una serie de factores que determinan que una música sea perfecta y mejore la experiencia de juego, o que sature y sea un elemento molesto para los jugadores:

  • El gusto lo es todo: sí, ya sé que muchas veces hay grandes temazos que nos encantaría utilizar en nuestras partidas… pero es que a veces, simplemente, no pegan. El buen gusto y criterio a la hora de investigar y elegir son clave, y no necesariamente las músicas de grupos consagrados o muy conocidos en esto del rol (Two Steps From Hell, por poner un ejemplo) son siempre una elección acertada. Es importante investigar, reinventarse en cada partida, y no cerrarse a nada. Busca la idea o sensación que mejor decore tu escena, y encuentra una música que se adapte bien.
  • La música es un acompañamiento: parece obvio, pero se olvida muchas veces. Aunque tu selección de temas sea maravillosa, recuerda que la banda sonora es algo secundario, que está pensado para potenciar, pero que en ningún caso es el centro de tu partida. Saturar con la música, abusar de volúmenes o tratar de que los jugadores presten demasiada atención a los detalles de tu banda sonora provoca malos resultados.
  • Ve más allá: tengo algunos amigos a lo que le gusta investigar en músicas muy alternativas, que han decorado sus partidas de formas increíbles con temas que uno nunca se plantearía utilizar en su partida si los escuchase por casualidad. Sin embargo, en más de una ocasión me ha sorprendido gratamente ver cómo cualquier estilo de música, bien elegido, puede quedar muy bien; así, no porque tu partida se ambiente en la Edad Media tienes que recurrir a estilos de la época, sino que puedes atreverte a utilizar todo aquello que creas que realmente aporta algo. No tengas miedo a los contrastes y a transgredir. Experimenta. Recuerda que no sólo las películas tienen bandas sonoras, sino que hay videojuegos con músicas impresionantes, y también puedes moverte entre bandas de todo estilo, período y condición.
  • Conoce tu repertorio: uno de los grandes avances que hice en su momento, buscando tener a mano música para partidas improvisadas (como decía, un gran problema), fue organizar canciones de todo tipo, pero por ideas. Así, tengo un diccionario ideológico de canciones, entre las que están etiquetas como “momento triste”, “batalla frenética” o “perdidos en el espacio”, y recurro a dichas etiquetas cuando necesito encontrar algo rápido. Pero esto lleva tiempo. Antes de empezar la partida, debes asegurarte de que la música será algo que introducirás sin que cause problemas, y que sabes perfectamente dónde iniciar, y dónde terminar. El dominio de las canciones supone gran parte del éxito a la hora de implementar la música en tus historias.

La música es algo maravilloso. Por más que me encuentro con gente que reniega de ella en sus partidas, yo no puedo dejar de sentir que sin música durante la sesión, me falta algo. Cuando me enfrento al folio en blanco y me siento poco inspirado, siempre opto por recurrir a la música como fuente de inspiración. Mis mejores partidas no han salido sólo de mi imaginación, sino de la forma tan especial que la música tiene de transformar emociones y pensamientos. Dejar eso fuera de una partida de rol me resulta imposible.

Sobre Rolero

Desde el año 2010 comencé a desarrollar Rolero, un proyecto desde la comunidad para la comunidad. Digamos que soy otro aficionado más a jugar, crear, grabar y escribir rol :) Pues apoyar mi trabajo en http://www.patreon.com/rolero

9 comentarios

  • Dic 30, 2013 @ 1:24 am

    ¡Yo también tengo la sensación de que me falta algo cuando hay una sesión sin música!
    Para los momentos épicos también uso Two Steps from Hell, es increíble la epicidad que te hace transmitir ese equipo.

    Lo que me ralla de la música es cuando alguien pone una canción con letra (da igual el idioma) para partida, desconcentra mucho. Yo prefiero solo instrumentales.

    Un saludo 😉

    • Dic 30, 2013 @ 11:34 am

      Bueno, el tema de las letras para mí varía: si son temas que conozco, no lo soporto, pero si son canciones cuya letra es más secundaria (en la banda sonora de ESDLA hay alguna) también pueden valer, aunque en todo caso sí es cierto que es más complicado acertar. Gracias por compartir tu opinión!

  • Dic 30, 2013 @ 9:26 am

    la verdad es que la música ayuda muchísimo a inspirar, tanto si se trata de escribir como de crear partidas o dirigirlas o ser jugador de esa banda sonora que el director de la sesión te ofrece. Ayuda mucha esta entrada del blog para saber como hacerla servir.

    • Dic 30, 2013 @ 11:35 am

      Me alegra saber que este tipo de entradas os ayudan, eso es lo más importante que puedo hacer desde este blog. Gracias por pasarte y por tu amable comentario 🙂

  • Dic 31, 2013 @ 9:24 am

    Amigo me ha sorprendido muy gratamente tu artículo. Con el grupo con el que juego siempre soy el que se empeña en amenizar las partidas con música, cuando soy yo director de juego y cuando no. Lo de 2 Steps From Hell me ha matado, lo utilizo muy a menudo.

    La música, como bien dices, se puede usar para todo en una partida de rol, lo mismo que se utiliza en una buena escena de una película. Yo he descubierto que a veces la música puede servir también para realzar la realidad de la escena… Por ejemplo: si los personajes están en una discoteca, lo normal es que la música esté tan alta y sea tan estridente (house o techno) que no puedan hablar o tengan que hablar a voces, así que si las condiciones (y los vecinos XD) lo permiten, puedes buscarte alguna buena sesión de algún DJ conocido de la época y ponerla a con el surround a tope ;).

    Y también añadir, que no tiene por qué ser música… Por ejemplo: si los personajes están en un bosque, se puede buscar alguna selección de sonidos grabados en un bosque en la que se oigan pájaros, insectos volando, el viento sobre las hojas de los árboles, el crepitar de un río sobre las rocas (hay miles por la red)

    Enhorabuena por el blog y un abrazo desde Granada. ¡Ah, y feliz año nuevo!

    • Ene 5, 2014 @ 13:46 pm

      Me alegro de que te haya gustado Lolo, siempre es un placer leer feedback positivo. La verdad es que yo creo que lo de jugar con los volúmenes es algo que, a título personal, nunca me gustó: es cierto que te mete en la trama, que puede generar tensión y demás, y sin embargo a mí siempre me ha resultado más molesto que otra cosa, por eso no lo hago 🙁

      Y sí, elegir fondos para decorar las escenas es algo valioso también, hay muchos ejemplos de música de ambiente. A mí lo que más me gusta tirar es de temas instrumentales de alguna banda sonora en esos casos, sobre todo de las que son poco conocidas, para que los jugadores no creen asociaciones que no vienen al caso.

      Un saludo compañero, gracias por pasarte!

  • Ene 12, 2014 @ 18:52 pm

    Yo suelo utilizar música instrumental de fondo durante toda la partida, la verdad es que no hago un uso “activo” de ella. Estoy de acuerdo que puede ser un gran recurso, pero a mi personalmente me crea cierta tensión tener que dividir mi atención entre la música y los jugadores. Como dice Rolero, siempre hay una tentación de poner uno de esos “temazos” que tanto nos gustan, pero suele dar mal resultado. En una ocasión yo lo hice y me terminó distrayendo a mi y los jugadores pidiendo que bajara el volumen o que la quitara directamente. Así que ya veis el éxito.

    Un saludo para todos.

    • Ene 16, 2014 @ 0:40 am

      Muchas gracias por compartir tu experiencia, la verdad es que lo de la atención si ha llegado a ser un problema alguna vez, sobre todo cuando notas que los jugadores se aburren mientras te peleas con tus recursos (no) preparados. Un saludo, y gracias por pasarte y comentar!

  • Ene 13, 2014 @ 0:50 am

    Me gustaría saber si algunos de vosotros habeis usado o usais miniaturas para las partidas de rol. Si usais tapete y cual o si lo dejais todo a la imaginación. Decirme también si os ha ido bien la cosa y si os gusta mas jugar así. Yo nunca he usado y tengo algunas dudas. Reconozco que debe darle mas color. ¿Pero no es limitar la imaginación? Sobre todo en combate me parece que ponerse a contar casillas le quita esencia al rol.

Déjanos un comentario

Debes haber entrado a tu cuenta para comentar.

Buscar artículos

Artículos de Rol más Leídos

Google+

Destacado del Blog Personal